Los derechos humanos en el mundo

 

Especial para En Rojo

Es indignante  que en el siglo XXI haya tantas violaciones de derechos humanos en el mundo. Con frecuencia se maltrata a niños, adolescentes, mujeres, a  comunidades como la LGBTTQI  y a las más pobres como las barriadas y caseríos de Puerto Rico, las villas miseria en Argentina o las favelas de Brasil y las regiones rurales de Africa, lo que constituye uno de los mayores desafíos de nuestra época.

La miseria sigue existiendo. Ese es el caso de Haití, un país que hace años sufrió un gran terremoto y no se ha repuesto. A veces es difícil conseguir agua potable y comida suficiente. Esto viola el artículo 25 de la Carta de Derechos Humanos que expone que todos y todas debemos tener seguridad social. Según Amnistía Internacional, 900.000 niñas y niños no tienen  hogar sin contar a los que lo han perdido debido a la emergencia de salud ocasionada por el  COVID 19.

La pobreza es también una violación de derechos humanos. En Puerto Rico más del cincuenta por ciento de la población está bajo el nivel de pobreza. El artículo 22 establece que “toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, la satisfacción de los derechos económicos, sociales, y culturales, indispensables a su dignidad”. Dos factores han agravado la situación en el país: el paso del huracán María en el 2017 y el de la pandemia mundial debido al coronavirus. Las deudas externas de los países más pobres también han contribuido a empeorar las condiciones de vida, preocupación que ha sido publicada en Vatican News.

La violencia persiste en lugares como Siria en donde ha vuelto a resurgir la guerra. Lo peor del caso es que la pandemia ha tomado un lugar preponderante en las noticias y  esta se ha invisibilizado en el mundo mediático. No tenemos información clara de lo que sucede con respecto a los lugares en que imperan los conflictos bélicos. Las denuncias de las atrocidades cometidas en la guerra de Irak por el periodista Julian Assange, quien las revelara y las publicara hasta el New York Times, le han costado la cárcel  a pesar de que una gran cantidad de entidades y países han reclamado su liberación.

Los encarcelamientos sin juicio se dan  en la base de Guantánamo en Cuba, administrada por Estados Unidos. Esta es un centro de violaciones a los detenidos, especialmente afganos, los cuales son a veces encarcelados sin prueba alguna. Esto significa que no han pasado por un proceso legal justo como expone la carta citada en su artículo 11: “Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad”. No se puede negar la personalidad jurídica.

La pena de muerte en el mundo es otra violación de derechos humanos. En el 2016, 1032 personas fueron ejecutadas. Los países donde hubo más ejecuciones fueron China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán. En el 2019, informa Amnistía Internacional, bajó el número de ajusticiados, aunque en Puerto Rico estamos sujetos a que nos impongan las leyes federales. De acuerdo con datos ofrecidos por Telesur, más de dos terceras partes de los países del mundo han abolido la pena de muerte.

Desgraciadamente, la tecnología y los avances en las investigaciones sobre el cerebro y la computadora han hecho que se produzcan nuevas violaciones de derechos humanos, como la de obtener el pensamiento de una persona, un grave problema que podría enviar a la cárcel a un sujeto solo por pensar sin haber materializado acción alguna en clara violación del derecho a la privacidad. También se está trabajando con el control del cuerpo a larga distancia y con la data genética. Por eso  hay científicos que piden la actualización de la Carta elaborada después de la segunda guerra mundial.

En momentos en que desgraciadamente persisten las guerras y el control de medicamentos y vacunas por los países ricos debemos abrir el camino a la abolición de las actividades bélicas, el respeto a la libertad de información y a la condena del manejo inescrupuloso de la tecnología como necesidad fundamental para la construcción de la paz mundial.

Related Articles

Traducir»