Los estrenos de junio 2020

 

Por María Cristina/En Rojo

Los tres filmes que comento son estrenos que gracias a las plataformas de NetFlix y Prime podemos ver en esa modalidad de ir a una sala de cine que recordamos remotamente. No tenemos la pantalla gigantesca que hace que las imágenes nos absorban ni el sonido que no permite distracciones, pero en estos momentos de crisis nos conformamos con un cuarto oscuro, una TV de más de 35 pulgadas y una butaca cómoda. Tanto Irresistible, Da 5 Bloodscomo La Red Avispatocan temas políticos, son muy editoriales y los espectadores tienen apreciaciones extremas que van de “aburrido, irrelevante, superficial, desenfocado” hasta “genial, voces necesarias, excelente aproximación al tema.”

Irresistible

 

Director y guionista: Jon Stewart; cinematógrafo: Bobby Bukowski; elenco: Steve Carell, Chris Cooper, Brent Sexton, Mackenzie Davis.

Este es el 2ndo filme del internacionalmente conocido comediante/stand up/satírico y comentarista político Jon Stewart, quien mantuvo su programa “The Daily Show” en Comedy central por 16 años y es el responsable de pasar la batuta a Trevor Noah. Esta vez no es una denuncia seria a la libertad de la prensa que debe haber en cualquier país, incluyendo las sociedades cerradas como Irán, sino que utiliza el clima de mentira, denegación, ataques personales, engaños de todo tipo que hoy permea la sociedad, pero muy especialmente, la política de los Estados Unidos. Y, al parecer, por esa razón, los críticos de cine de ese país (excepto David Marchese del New York Timesquien llama a Stewart “la voz de la razón”) decidieron caerle encima antes que los espectadores tuvieran la oportunidad de verla y decidir lo que querían pensar. Y como Stewart conoce muy bien el ambiente en que vivimos, decidió buscar la aprobación de su público al conceder entrevistas de todo tipo y ser invitado a todos los “host shows” sin tener que abandonar su cueva de New Jersey. El resultado que esperaba Stewart se dio: seguir la conversación del valor y a la vez el engaño de una campaña política donde la verdad y la ética están casi ausentes.

John Stewart

En uno de esos pequeños pueblos de los estados donde el apoyo a Trump parece incuestionable, uno de los más experimentados “spin doctors” (portavoz/relacionista/asesor de prensa) del Partido Demócrata, Gary Zimmer, ve la oportunidad de darle un viraje al aprovechar las creencias y vida cotidiana de los residentes. Toda la población es blanca, se conocen desde sus abuelos o bisabuelos, se apoyan o se atacan según el asunto crítico del momento, excluyen (o sencillamente se niegan a ver) a los inmigrantes de quien dependen para sembrar y recoger el cultivo y no parece haber familias negras, hispanas, asiáticas, originarias en el vecindario cercano. Zimmer utilizará todos sus contactos y fondos del Partido para lanzar la candidatura de Jack Hastings para alcalde, un hombre maduro, viudo con una hija, que parece tener una visión un poquitín más ancha que los demás. El obstáculo de su gran plan es la estratega del Partido Republicano, Faith Brewster, que al ver los intentos de Zimmer decide poner su propia maquinaria en marcha para conservar al alcalde que siempre ha sido de su partido. Y es aquí donde se ve lo cercano que son estos dos partidos que quieren hacer creer que siguen ideologías distintas. Vemos cómo se moldea la verdad, se crean noticias falsas, se manipula las opiniones de la gente y se engrasa la maquinaria del dinero. Pero Stewart le tiene a su público una grata sorpresa que dejará a los defensores de las maquinarias políticas expuestos por las acciones en conjunto de los residentes a quienes esos partidos tratan como estadísticas para manipular.

Da 5 Bloods

Director: Spike Lee; guionistas: Danny Bilson, Paul De Meo, Kevin Willmott, Spike Lee; cinematógrafo: Newton Thomas Sigel; elenco: Delroy Lindo, Clarke Peters, Norm Lewis, Isiah Whitlock, Chadwick Boseman, Jonathan Majors, Johnny Nguyen, Lê Y Lan, Mélanie Thierry, Paul Walter Hauser, Jasper Pääkkönen, Jean Reno.

Ya sea por sentirse culpables por ignorar o minimizar el talento de Spike Lee en producciones tan diversas y excepcionales como Mo’ Better Blues(1990)  Jungle Fever(1991), Malcolm X(1992), Summer of Sam(1999), Inside Man(2006), Miracle at St. Anna(2008), Blackkklansman(2018), en 2020 todos los críticos de cine y periodistas de entretenimiento coinciden que este es el año de Lee con su filme del retorno de cuatro veteranos de Vietnam al lugar donde participaron en una guerra inútil (como lo son todas) y donde perdieron al 5to compañero de su grupo. A estos comentaristas parece no molestarle la perspectiva y actitud de ese retorno, el trato de los vietnamitas en ahora una nación unida, la poca lógica de la secuencia de la historia y las presunciones que asume y defiende. Sin duda, aquí está el estilo muy particular de Lee, su desorden ordenado de las escenas, los cambios a veces radicales entre presente y pasado a través de ángulos, tomas, movimiento y colores provocados por la cámara, las conversaciones cerradas, interrumpidas o silenciadas por factores externos y el uso de pietaje de noticiarios para enmarcar el momento histórico. Delroy Lindo sin duda se destaca por su interpretación de un veterano que no ha podido lidiar con su presente desde su regreso de Vietnam que esconde su desequilibrio con agresividad hacia todo, y que no quiere hacer la conexión entre la política militar de los Estados Unidos en otros países y declararse seguidor de Trump. Los otros personajes y sus historias parecen marginadas del centro y quedan diluidas por tantas otras subtramas. Lee intenta dar una variedad de visiones de la política estadounidense y de la reconstrucción de las vidas de los soldados negros que regresan, pero no hay suficiente espacio a pesar del filme tener una duración de dos horas y media.

Paul, Otis, Eddie y Melvin llegan a Ciudad Ho Chi Minh a quedarse en uno de los lujosos hoteles hechos con el propósito de fomentar la industria del turismo. 47 años después de perder la guerra y darse la retirada de las tropas militares de los Estados Unidos (1973), estos cuatro excombatientes, viejos y con ínfulas de superioridad, se comportan como cualquier “gringo” que cree ser el conquistador del mundo aunque la historia señale que el pueblo y la nación unida de Vietnam sobrevivió y prosperó a pesar de los bombardeos, de la matanza de civiles (más de 2 millones), de la destrucción de sus tierras agrícolas y de haber perdido más de un millón de soldados durante los casi 20 años que duró la guerra imperial no declarada como tal. Tratan a su guía, VinhTran, como inferior, hablan mal de los viejos vietnamitas que encuentran en el hotel llamándolos Vietcong asesinos, insultan a un pescador que intenta venderle sus productos por su agresividad y se visten y caminan como lo haría cualquier turista no interesado en la historia. Solo otros europeos blancos parecen merecer su atención. Y aunque las transiciones entre presente y pasado impactan por no utilizar cambios físicos—ya que la guerra sigue viviendo en ellos—los incidentes en el anterior campo de batalla incluyen demasiadas historias ajenas y encuentros imaginarios y reales que se resuelven fácilmente a través del uso abusivo de estereotipos. Recomiendo el excelente artículo en el New York Times(June 24, 2020) del escritor Viet Thanh Nguyen de su percepción del filme.

La Red Avispa

Director y guionista: Olivier Assayas; autor: Fernando Morais; cinematógrafos: Yorick Le Saux y Denis Lenoir; elenco: Penélope Cruz, Edgar Ramírez, Ana de Armas, Wagner Moura, Gael García Bernal, Leonardo Sbaraglia, Tony Plana, Julian Flynn.

Muy de acuerdo con los que opinan que esta historia debió ser presentada como una serie porque la realidad parcialmente ficcionalizada es una madeja muy complicada. En total desacuerdo con los que descartan el filme por alegar un guión flojo que no agarra a los espectadores. Lo que derrota a la mayoría de las críticas negativas es que La Red Avispano es algo hecho apresuradamente—como no lo es ningún filme por más independiente que reclame ser—sino parte de un proceso de exhibición en festivales (Toronto, Venecia, San Sebastián, La Habana) y luego distribución por NetFlix que ha desatado toda una conversación tanto en Cuba, la Miami del exilio, Europa y Estados Unidos. Para un público que desconoce totalmente estos eventos que se extendieron por 24 años, puede resultar difícil completar las piezas del rompecabezas que, en este caso, deja varias líneas en el aire que los interesados pueden investigar en internet con diferentes aproximaciones a los mismos eventos. El revuelo que causó en la comunidad miamense que sigue viviendo en el pasado ha contribuido a que el filme tenga más espectadores y que el caso de Los Cinco/Miami Five vuelva a tener vigencia.

Como bien plantea Fidel en una entrevista de 2001 que se incluye en el filme: ¿qué se supone que haga un país soberano cuando continuamente grupos, como la Fundación Nacional Cubano Americana, Hermanos al Rescate, Alpha 66, Comandos F4, con sede en Estados Unidos violan su espacio aéreo y marítimo, utilizan armas para intimidar a sus ciudadanos, llevan a cabo actos terroristas, y todo con el conocimiento de las agencias de inteligencia del F.B.I. y la C.I.A.? La decisión fue infiltrar esos grupos con agentes de inteligencia cubanos para prevenir esos actos desestabilizadores. En 1998 fueron arrestados diez miembros de la Red, pero fueron cinco los acusados y enjuiciados por espionaje—Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González—esta historia gira alrededor de René González y su familia, papeles muy bien interpretados por Edgar Ramírez como René, Penélope Cruz como su esposa Olga y Carolina Peraza Matamoros como su hija Irma y luego la bebé que es increíble. La 2nda historia que pretende desarrollar es la de Juan Pablo Roque y esa, sin duda, se queda tan corta que no hay razón para incluirla, excepto para presentar un retrato de la burguesía miamense cubana que cree—con mucha razón—que puede hacer y deshacer sin impunidad en territorio estadounidense.

Las filmaciones en Cuba y en Florida le dan un toque muy real a la historia y esto combinado con la recreación de los terroristas José Basulto y Luis Posada Carriles añade mérito a la filmación ya que se atreve enfrentarse al poder que todavía en este siglo XXI ejerce este grupo tan desprestigiado, pero políticamente influyente dentro de los grupos de derecha y ultra conservadores de Estados Unidos. El filme se presentó en la sección “Galas” del 41 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y ocupó todos los sectores culturales de la prensa, radio y TV. En YouTube pueden ver una excelente entrevista en el programa CubaDebate con René González y Gerardo Hernández. Y, por favor, esa insistencia de que solamente un cubano/a puede interpretar a un personaje cubano es ir en contra de la definición de lo que es ser actor(as) https://youtu.be/ggQUxKFGme0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.