Los retos de la burbuja

Por Javier Guaní Gorbea/Especial para CLARIDAD

Al igual que gran parte del mundo, el deporte trata de adaptarse a la realidad de cómo puede reestablecerse cada una de las disciplinas deportiva  de una manera segura y lógica en medio de una pandemia. Cada deporte parece tener su libro pero la idea principal parece ser  crear una burbuja donde todo se concentre  en un mismo complejo y donde se limite los viajes y se realicen pruebas constantes a los atletas.

Esa es la ruta que ha tomado el boxeo, el baloncesto, el tenis de campo y podría ser la que adopte el béisbol si eventualmente se llega a un acuerdo económico satisfactorio para las partes y se decide que habrá una temporada. Bajo esas reglas por el momento no es viable tener público  y es el dinero de los derechos de televisión lo que puede hacer posible  el que los deportes regresen. Sin embargo eso no  hace que los retos sean menores. Para mencionar un ejemplo, el pasado martes el boxeador boricua José Pedraza vio cancelada su pelea por ESPN cuando el “trainer” de su rival dio positivo al COVID 19 y obligó la posposición de su combate que era la velada estelar de la noche. Una situación parecida vive el béisbol que tuvo  cerrar los campos de entrenamiento tras encontrarse casos positivos en jugadores de tres equipos, mientras que el tenis confronta una crisis con el positivo del jugador búlgaro Gigor Dimitrov quien jugaba un torneo de exhibición en Europa. Todo esto es parte de la nueva realidad y le corresponde a cada una de las ligas utilizar su criterio sobre las decisiones que tomen de ahora en adelante. Sin duda todos queremos ver deportes nuevamente pero hacerlo de una manera segura presenta unos riesgos nunca antes enfrentados y que se deben monitorear día a día.

El voleibol tomó la decisión correcta en Puerto Rico

El pasado sábado se anunció la cancelación de los torneos de volibol en ambas ramas, tanto masculina como femenina. La decisión no fue sorpresiva pues era obvio que la liga con su actual modelo económico no podría sobrevivir sin la presencia de fanáticos presentes. En el pasado hemos sido críticos de la avaricia que a veces enseñan los apoderados pero en esta ocasión se actuócorrectamente aunque entiendo  se debe abrir  una discusión seria de como debe ser el modelo e de las ligas profesionales del país de ahora en adelante. Por su parte entiendo que el Baloncesto Superior Nacional   pronto optará por la misma ruta pues es difícil imaginar un escenario donde se pueda jugar de una manera segura.

No cabe duda que se vive una nueva realidad y el deporte que tantas veces ha servido de bálsamo en diferentes momentos de la historia  tendrá que reinventarse para lograr  su subsistencia, por lo menos hasta que se obtenga una vacuna estaremos pendiente a ver si lo puede hacer y de qué manera.