spot_img

Miel que me das: “Epitafio a un caballo” – Ánite

Epitafio a un caballo

 

Damis erigió esta estela para su caballo, heroico
en la batalla, pues Ares tocó su pecho
lleno de hiel y nocturna sangre por su piel de escudo
brotó mojando a muerte pedazos duros de tierra.

 

 

Epitafio 20 de Ánite (AP  7.208) en traducción de Cristina Pérez Díaz

Ilustración de Emanuel Torres

Nota de la traductora

Este epigrama es un juego literario, es una épica en miniatura, muy característica del periodo helenístico. Usa la forma de las inscripciones funerarias reales (poema corto, verso elegiaco), pero está dedicado a un animal. El vocabulario, el tono, e incluso la posición de ciertas palabras son alusiones muy sofisticadas a la poesía épica de la Iliada de Homero. Así, por ejemplo, como nota Geoghegan en su comentario a los epigramas de Ánite (ad loc.), el verbo εἵσατο (erigió) aparece en la posición en el verso en la que con frecuencia Homero pone el verbo εἴσατο (atravesó). Es un juego sutil, pues entre las dos formas verbales la única diferencia es un poco de viento: el que usa Ánite, lleva una marca diacrítica que indica aspiración de la vocal, mientras que el de Homero lleva la marca que no añade aire. Como decir lo que se quiere usando sólo un suspiro alusivo. La escena tiene elementos habituales en una descripción de batalla homérica: la lanza (aquí nombrada metafóricamente como Ares), el escudo (aquí la piel misma del caballo), la sangre oscura como la noche humedeciendo la tierra. 

spot_imgspot_img
spot_img

Related Articles

Traducir»