Mirada al País: No existe confianza

Por Josefina Pantoja Oquendo/Especial para CLARIDAD

 La asignación periódica de escribir esta columna como una aportación para CLARIDAD permite que pueda expresar mi opinión sobre asuntos de interés que están impactando al país, a nuestra gente. En ocasiones también abordo temas que tienen que ver con otros entornos geográficos, pero se relacionan con nuestra realidad, con los derechos humanos, la equidad de género, la solidaridad. Ha ocurrido que por la fecha asignada, se me va la guagua, como dice el refrán, sobre una controversia que me gustaría abordar.  En esta ocasión la asignación coincidía con la celebración de las primarias por candidaturas en las colectividades políticas mayoritarias; el Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD). Afortunadamente, nada tengo que ver con esas entidades, pero quienes prevalezcan en sus respectivos procesos se disputarán con mayores probabilidades de prevalecer que otras que han surgido, los espacios de gobernación del país. Por esta razón, decidí esperar hasta la tarde del domingo los resultados para sentarme a escribir.

Para no atosigarme con reportajes repetitivos y entrevistas aburridas de candidatas y candidatos que poco o nada nuevo tienen que decir excepto tirarse unas a otros, dediqué tiempo para ponerme al día en otros trabajos. A falta del programa radial de Mercedes Rodríguez “Aquí Contigo”, que nos trae un poco de paz y esperanza los domingos a las 9:00, el cual fue sustituido por políticos vociferantes, me acompañé en la radio por Zarabanda. Agradezco a Benjamín Muñiz su escogido de preciosos boleros y otras piezas pues parecería que tuvo la intención de contrarrestar la negatividad de la campaña primarista. Cuando a mitad de tarde encendí de forma alterna la televisión abajo y el radio arriba, para saber lo que estaba pasando, dependiendo de donde estaba limpiando, me enteré del caos que estaba ocurriendo con las primarias de los rojos y los azules. La primera imagen que observé fue al presidente del PNP y del Senado, promoverte también de la candidatura a la gobernación de la designada para el puesto hace un año, Wanda Vázquez, el cual estaba acompañado por el senador y presidente del PPD, Aníbal José Torres. Esta insólita comparecencia conjunta me dejó el ojo cuadrado y redondo, como sonea Choco Orta. El primero sin mascarilla y el segundo con la suya puesta, hicieron referencia al caos isleño porque las papeletas no llegaron a muchos centros de votación, desde lugares tan cercanos como Caguas y Loíza hasta otros remotos, como Ponce.  En Mayagüez fueron entregadas, pero pasadas las doce del mediodía. En esta ocasión, la senadora Evelyn Vázquez, maestra del oportunismo en  esa área, nada tuvo que ver con el retraso de la entrega.  Después de todo no se trataba de víveres para ganar votos, como ocurrió con su intervención en el Departamento de la Familia, por la cual está siendo investigada.

El consenso al cual llegaron los presidentes de los partidos, recogido luego en una resolución de la Comisión Estatal de Elecciones, fue que las personas que no pudieron votar porque los colegios en los que tenían que ejercer su derecho constitucional no fueron abiertos o no llegaron los materiales, lo harán el domingo 16 de agosto. Los que si funcionaron tendrían ocho horas para hacer las votaciones, desde que comenzara el proceso, por lo que en Mayagüez estarían votando hasta entrada la noche.  Los resultados de los precintos donde sí se pudo votar, no se darán a conocer hasta la semana próxima.  Sabemos que  la discreción y la disciplina no forman parte de los famosos maletines que distribuye la Comisión Estatal de Elecciones y funcionarios de los dos partidos comenzaron a enviar a los medios y a las redes sociales los números de los colegios en los que trabajaron.

Foto: Gabriel Soto

Las reacciones de electoras y electores y también de personas que no participaron del proceso de las primarias ha sido de mucha indignación. El presidente del organismo lució patético en sus comparecencias.  Se  le hacía difícil articular las palabras en la entrevista que escuché y sus explicaciones no convencieron a nadie. Lo cierto es que ha lucido muy mal desde que fue nombrado por el PNP y su credibilidad se ha quedado sin balance. Algunas le han pedido la renuncia, otros han jugado con las palabras, pero ciertamente no podrá quedarse a cargo de las elecciones de noviembre. Para entonces, acudirán muchas más personas a las urnas, serán cinco partidos políticos y candidaturas independientes, estará incluido el referéndum “Estadidad Si o No”, no sabemos cómo estará la situación con el COVID-19, la lucha por el poder será feroz y hay una deficiencia de fondos para enfrentar el proceso.  Por otro lado, será de aplicación el nuevo Código Electoral, a la hechura de Rivera Schatz, excluyente del consenso partidista, como había sido la tradición, el cual fue firmado por la gobernadora en uno de sus acostumbrados reversazos.  Aun cuando las primarias no se regían por la nueva legislación, personas expertas han señalado que hubo un efecto colateral debido a la eliminación de personal con la experiencia y memoria histórica que hubiesen contribuido a evitar el revolú en las primarias.

Además, a quién creerle. ¿Se trató en verdad de un problema de ineficiencia y mal manejo con la impresión de las papeletas  y su despacho a los colegios electorales?  ¿Movió alguien con mucho poder y control la mano para retrasar los procesos? ¿ A quién le conviene el fraccionamiento del voto en las primarias? ¿Quién se beneficia de contar con siete días adicionales para hacer campaña? Al pueblo trabajador para nada le sirve. Las mujeres que tendrán que permanecer en los hogares para cuidar  a las hijas e hijos que no podrán asistir a la escuela quedan al margen de lo ocurrido. A las personas que están luchando para sobrevivir sin empleo y esperando tras varios meses que se les resuelva el punto controvertible que les impide recibir los beneficios del Departamento del Trabajo ni les va ni les viene. Para las compañeras y compañeros que el domingo defendieron nuevamente el derecho a la salud de nuestro Pueblo exigiendo medidas de control en el aeropuerto para reducir los contagios del Corona Virus que se han disparado, al tiempo que reivindican el derecho a la libertad de expresión, las prioridades son otras.

Sí es importante que el proceso de las elecciones de noviembre sea limpio. Debemos velar porque los partidos mayoritarios, especialmente el que inventó el Código Electoral que regirá los procesos no se imponga por medio de arbitrariedades. El voto no es la mejor expresión de la democracia, como mucha gente de la política tradicional señala. Es una opción que podemos o no ejercer, pero como derecho hay que defenderlo y si va a usarse, hacerlo de forma informada y que se viabilice con las máximas garantías. Con un gobierno como el que tenemos, en el cual la corrupción y la falta de escrúpulos son el plato principal y el postre del día, debemos partir de la desconfianza, por lo que es necesario exigir transparencia y rendición de cuentas. Lo ocurrido el domingo de agosto tiene que ser investigado y que se fijen responsabilidades.