Mirada al País:Potpourri de reflexiones post elecciones

 

Especial para CLARIDAD

 Con bastante anticipación al 3 de noviembre había decidido cómo votaría.  Estaba claro en la mente y en el corazón que lo prioritario sería apoyar a las compañeras feministas con las que he trabajado por muchos años desde diferentes trincheras por la equidad de género, los derechos humanos y la libertad Patria.  Mujeres a las que conozco y doy fe de su integridad, compromiso y solidaridad.  De ahí la alegría sentida por la elección de Ana Irma Rivera Lassén y Mariana Nogales.  No pude votar por la querida amiga Eva Prados porque soy de otro precinto, pero aun guardo la esperanza de que cuando termine el magno revolú que hay en la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) logre prevalecer sobre el contrincante del Partido Popular Democrático (PPD), al que le está pisando los talones. También favorecería la Independencia de dos maneras: respaldando al Partido Independentista Puertorriqueño(PIP) y, por supuesto, diciéndole NO a la estadidad.  No me daba la gana de que el Partido Nuevo Progresista (PNP) y quienes promueven despojarnos de nuestra identidad nacional y humillar a la Patria, tuvieran una barrida. Los números que obtuvo el PIP resultaron muy buenos, así como los de su representación en Cámara y Senado.

Sin embargo, fue decepcionante que el llamado por la Estadidad sobrepasara el cincuenta por ciento de los votos, aunque tampoco se trata de una paliza.  Desde luego que tal votación, aun cuando tuviera el aval de quien detenta el poder en la relación colonial de Puerto Rico y Estados Unidos, para nada cumple con el Derecho internacional y debe motivarnos a arreciar más la lucha por la libre determinación e independencia, pero deja un mal sabor.  Especialmente porque apenas hubo campaña a favor del NO.  El PPD, con su acostumbrado velagüirismo nada hizo y el PIP y algunos pocos movimientos de la Izquierda tuvieron muy bajo perfil, probablemente por falta de recursos económicos.

La selección de candidatas y candidatos del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) a la Legislatura y su inscripción como partido también es un saldo positivo, especialmente cuando las propuestas de su programa están tan vinculadas a la equidad, los derechos humanos, la salud, el ambiente, el desarrollo económico sustentable, de la misma forma que lo están las del PIP.  A las compañeras Ana Irma y Mariana se suma el profesor y militante Rafael Bernabe, solidario por demás con las luchas de las mujeres y de la clase trabajadora.  No conozco al otro representante electo, por lo que me abstengo de opinar respecto a él.  Sin embargo, es de gran preocupación el más de siete por ciento de apoyo alcanzado por el partido Proyecto Dignidad (PD) y la elección de una representante a la Cámara y otra al Senado.  Tengo la certeza que esos dos votos pueden ser piedra en el camino para adelantar políticas públicas y legislación relacionada con los derechos de las mujeres, especialmente en lo que se refiere a salud sexual y reproductiva, la educación y la perspectiva de género, entre otros.  Se podrían convertir en agentes promotoras de propuestas para echar atrás logros alcanzados. Tenemos que estar pendientes de sus pretensiones legislativas. No hay que olvidar que los partidos tradicionales que tendrán gobierno compartido  se olvidan de que “el estado” es laico, de acuerdo a la Constitución, especialmente cuando se trata de congraciarse con sectores que pueden ganarle votos.  Podrían hacer alianzas con sectores retrógados como PD.   Afortunadamente, el combo de las conservadoras María Milagros Charbonier (acusada por corrupción), Nayda Venegas ( promotora de la campaña del presidente Trump en Puerto Rico), Itzamar Peña y Brenda López de Arrarás, del PNP las primeras dos y del PPD las últimas, fueron excluidas por el electorado

Para mi hubiera sido motivo de celebración la derrota del presidente del Senado Thomas Rivera Schatz, la viva representación del abuso de poder, la bravuconería y la falta de escrúpulos, de lo cual son ejemplos la exclusión del público de los procesos en el Capitolio, la contratación sin límites de personas por cantidades con las que podrían mantenerse varias familias en el país y la atropellada aprobación de medidas legislativas como el Código Civil y la Ley Electoral, esta última como parte del esquema para prevalecer en los recientes comicios electorales.  Pero, el hombre que apuñala con la mirada mientras sonríe cínicamente tiene más vida que un gato y no solo resultó electo, sino que quedó entre los candidatos con mejores números del PNP, para coraje e indignación de gran número de votantes como yo. Imagino que también para el electo gobernador Pedro Pierluisi pues le hizo a éste la vida de cuadritos durante el proceso primarista en el que apoyó a la designada y actual gobernadora Wanda Vázquez.

No sacamos los pies del plato con el proceso post electoral en que prevalece la incertidumbre con resultados de alcaldías y escaños legislativos.  La imagen de la CEE está profundamente lacerada. El escepticismo es la orden del día. Entre el malamañoso de  Edwin Mundo, el Presidente de la Comisión que acaba de llegar y los comisionados, ¿a quién se le va a creer?  Yo le creo a Roberto Iván Aponte Berríos, Comisionado del PIP, de reconocida honradez e integridad y a la presidenta del MVC, Ana Irma Rivera Lassén, por las mismas razones.

Mientras el proceso eleccionario nos mantiene en vilo, la angustia por los estragos que está causando la Pandemia nos ha robado la alegría. La mascarilla sobre la cara mientras trabajamos o acudimos a locales públicos para gestiones indispensables nos recuerda cuan cerca estamos del riesgo a contagiarnos y de una posible hospitalización que tiene sus propios peligros.  Quienes como yo trabajamos con la población de estudiantes con Diversidad Funcional, nos percatamos del perjuicio que están sufriendo al tener que tomar clases virtuales no apropiadas para sus necesidades individuales. Mientras, el Departamento de Educación arrastra los pies en la necesaria preparación para cuando pueda retornase a las aulas y en proveer los equipos necesarios para la enseñanza a distancia. Librarnos del virus depende más de las medidas que tomemos como personas y de la responsabilidad que asumamos, pues el gobierno no sabe cómo manejar el timón del barco. La gobernadora parece estar concentrada en las mascarillas “fashion”.

A pocos días de que conmemoremos el Día de No Más Violencia Contra las Mujeres, en recordación a las hermanas dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, los feminicidios y la violencia de género no se detiene.  La cifra ha alcanzado 45: 16 íntimos, es decir por parte de parejas o exparejas; 6 de personas Trans; 21 en proceso de investigación y dos familiares.  A esto hay que sumarle la cantidad de mujeres desaparecidas, los casos de agresión sexual, algunos relacionados con Trata Humana, el Hostigamiento Sexual y el acoso callejero. El reciente feminicidio de Nilda Álvarez Lugo y la saña con que fue cometido, además del ocurrido en Fajardo posteriormente, prácticamente frente al hijo adolescente de la víctima, propician el repudio público a la violencia. Varias actividades han sido convocadas para el 25 de noviembre, por la Coalición 8 de marzo, la Colectiva Feminista en Construcción, la Coordinadora Paz para las Mujeres y otras organizaciones que ofrecen servicios a las sobrevivientes o son activistas contra la violencia de género.  Cualquier participación física en los eventos debe ser con las precauciones necesarias. Una vez el nuevo gobierno quede establecido, luego de superar la creciente aparición de maletines y papeletas en la CEE; de que se resuelvan los litigios electorales  que ya han llegado al Tribunal Supremo con recursos de  Certificación para sacar la controversia del Tribunal de Primera Instancia, será necesario revisar los programas y promesas de los partidos políticos para exigir que se cumplan las justas y convenientes y para activarnos y oponernos a lo que sea perjudicial para la búsqueda de la justicia, la equidad y la defensa de los derechos humanos. *

 

*Para un análisis de los programas de los partidos políticos véase el número especial de Mujeres en Marcha de la OPMT (noviembre de 2020), en la página del Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico.

 

 

 

 

Related Articles

Traducir»
A %d blogueros les gusta esto: