Normalizar lo normal

 

Por Elga Castro Ramos/Especial para CLARIDAD

A las compañeras de BIAD (Burning it All Down): 

Shireen, Brenda, Amira, Lindsay y Jessica, por enseñarme tanto

Esta semana sucedieron varias cosas con el deporte femenino o con mujeres practicando deportes que valen la pena reseñar, y no es que necesariamente haya sido una semana particular en el deporte femenino, sino que es que cada vez más se va creando conciencia de que la igualdad de género en el deporte es esencial. Acá van los ejemplos. 

Las mujeres lo han hecho ya

Así contestó el técnico catalán del equipo inglés Manchester City, Pep Guardiola, ante la pregunta de un periodista sobre cómo se sentía ante la posibilidad de que su equipo fuera el primero en la historia en ganar todos los títulos en juego en Inglaterra, el famoso trébol.  Guardiola le contestó que sería la primera vez que lo logra un equipo masculino, y el periodista insiste en la importancia de ese momento histórico y Pep vuelve y le recuerda que ya un equipo femenino lo había logrado. El Manchester City logró varios días después el primer trébol en el fútbol  masculino inglés, al levantar los tres títulos posibles: el de la Liga Inglesa (Premier League), FA Cup, EFL “Carabao” Cup. Este hecho es impresionante, sobre todo por lo competitiva y nivelada que es la liga inglesa, para muchos la mejor del mundo. Pero eso no lo convierte en pioneros en el fútbol inglés, como algunos lo han tratado de vender. Como dijo Pep, ya había sucedido en el fútbol, con el equipo femenino del Arsenal, el Arsenal Women Football Club, quien no solo fue pionero, sino que lo ha hecho en múltiples ocasiones. Este equipo fundado en 1987, ganó su primer trébol en la temporada del 1992-93, y luego añadió tres más en las del 2000-1, 2006-7, 2008-9 y en la del 2006-7, además, ganaron la Liga de Campeones de la UEFA, el torneo más prestigioso de clubes de Europa. 

“No tenemos bolas pero sabemos usarlas”

Con esta frase la selección femenina que representará a Alemania en el próximo Mundial de la FIFA, afirma su posición en un anuncio que ha sido muy comentado. El mismo que comienza con la pregunta al espectador de si saben su nombre y asumen que no, y dicen que “juegan para una nación que ni siquiera sabe su nombre”. De ahí empiezan a enumerar todas las cualidades que tienen, como que no han ganado tres campeonatos europeos (en alusión a los varones), sino que en ocho ocasiones; que la primera vez que lo hicieron le regalaron un set de te. Luego, afirmando que no solo “juegan contra sus oponentes sino contra los prejuicios”, y los van enumerando: que las mujeres deben tener bebés, que deben maquillarse, ponerse  tacos y en todos intercalan imágenes alusivas a su juego y en medio usan esta frase de las bolas. Al final afirman “no te preocupes, no tienes que saber quienes somos, sino lo que queremos: queremos jugar nuestro juego a nuestro propio ritmo”. Lo que sorprende es que este comercial no es de uno de los equipos menores, representando un país sin tradición futbolística femenina, sino de una de las potencias y serias contendoras al título. Así, evidencia que aún en un lugar como Alemania, donde aparentemente hay más equidad y oportunidades para la mujer en el deporte, hay un largo trecho por recorrer, no solo con las autoridades deportivas, el público y los medios. 

Antesala al Mundial Femenino FIFA 2019

El jueves pasado tuve la oportunidad de asistir a un simposio sobre el Mundial Femenino de la FIFA a celebrarse en Francia este próximo verano. Entre los temas que se discutieron estaba el de las mujeres dirigentes, el desarrollo del fútbol en América Latina, algunas predicciones, entre otros. 

Siguiendo la presentación del documental “Coach” (Dirigente), hubo una discusión con la presencia de su productora y la otrora jugadora de la primera selección nacional de Estados Unidos y quien ahora es dirigente del equipo masculino de fútbol de NYU, Kim Wyant, la única en la NCAA. En este conversatorio se discutió el tema de la falta de más mujeres en puestos de dirigentes, ya sean de equipos femeninos o masculinos. Y cómo las trabas van desde los requisitos para ser certificadas como entrenadoras, a la cultura de dirigente, la prensa, entre otros. La propia Wyant expresó la cantidad de veces que le hacen la trillada pregunta de cómo maneja la situación del vestuario y ella contestó que igual que los dirigentes que son hombres en equipos femeninos. Como suele suceder en muchos de estos casos, la atención se centra en el hecho de que sea una mujer dirigiendo un equipo masculino en vez de en aspectos técnicos o puramente deportivos. 

Luego, y como preámbulo del libro que sale esta semana, los co-autores Brenda Elsey y Joshua Nadel presentaron “Futboleras: A History of Women and Sport in Latin America”. En la presentación nos relataron cómo el fútbol femenino latinoamericano es centenario, no algo nuevo como dicen quienes justifican su poca participación y apoyo aludiendo a su precocidad. Con interesantes relatos, fotos y anécdotas, Brenda y Joshua nos narraron las distintas batallas que han tenido que librar las mujeres en los países latinoamericanos para jugar fútbol. Como por ejemplo, cuando fue prohibido en Brasil por 40 años, del 1941-1981, o tan reciente como el año pasado, cuando las argentinas tomaron notoriedad cuando comenzaron una serie de protestas por las condiciones del equipo nacional. Cuando esta escuadra vino a la Isla a participar de un amistoso, las boricuas se hicieron eco de la protesta, en este caso también protestando por las condiciones del equipo nacional y la falta de fogueos. Cabe destacar que la protesta de las boricuas, que recibieron el apoyo de las argentinas, tuvo repercusión internacional y fue parte de esta presentación. Esta fascinante historia de marginalización, represión y discrimen, se intercala con issues raciales y de clase que complican más el panorama. 

Se chavó Toño”

El domingo 19 de mayo pasará a la historia de la Doble AA en Puerto Rico al debutar por primera vez una mujer, cuando Diamilette Quiles Alicea se puso el uniforme de los Montañeses de Utuado de la liga de béisbol. En 80 años de historia, es la primera vez que una mujer debuta en la pelota de Doble A, mas no así la primera que participa de un torneo masculino en nuestra Isla. Previamente, en los años ‘80, Wanda Maldonado debutó con los Llaneros de Toa Baja en la Liga Coliceba de béisbol. Luego, en la década de los 90, Alexandra Osorio participó con los Ganaderos de Hatillo en la Liga Puertorriqueña de Baloncesto. Cabe destacar que la Federación de Baloncesto de Puerto Rico había prohibido su participación y ésta se logró con una orden judicial considerando el caso como uno de discriminación sexual. 

Diamilette lleva diez años activa en la Liga Superior de Béisbol Femenina con las Lobas de Arecibo, con quien ha conquistado nueve campeonatos en este periodo. La primera base también pertenece al Equipo Nacional de Béisbol desde que se fundó en el 2009. Y ha participado en dos Copas Mundiales y fue parte de la escuadra que llegó en cuarto lugar en los Juegos Panamericanos de Toronto en el 2015. 

Cuando entró en la quinta entrada a defender la primera base, lo hizo en sustitución de Antonio “Toño” Candelaria, quien pasó a defender la tercera base. Ante una ovación del público que se dio cita en Utuado, Diamilette defendió tan bien todas las bolas que por allí pasaron, que por eso algunos en el parque de Utuado comentaban “se chavó Toño”. Aún si no tuvo jits en su debut, su presencia marca un hito en el deporte puertorriqueño, y como dijera el apoderado del equipo, Rafael Juarbe, “va a tener la guerra de muchos machistas que hay por ahí, apuesto a que este paso que estamos dando ayude mucho. Si el discurso es uno de inclusión, ya hay una ganancia”. 

Así es.