Nuestro Equipo Nacional y el Clemente

Nuestro equipo merece todos los elogios por obtener el pase
por derecho propio pese a las adversidades. También merecen reconocimiento Eddie Casiano, quien pese a ser duramente
criticado por su estilo de dirigir nos clasificó y al
público que se desbordó en el Clemente a apoyarlos.

Por Javier Guaní Gorbea

Especial para CLARIDAD

Aunque ya ha pasado poco más de una semana sería injusto de mi parte no escribir esta semana sobre la clasificación al Mundial obtenida el pasado lunes por nuestra Selección Nacional de Baloncesto ante casa llena en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan. La victoria aseguró que Puerto Rico estará presente en el torneo que se realizara en China del 31 de agosto al 15 de septiembre.

Se jugó por encima de las expectativas

Desde que el torneo comenzó había una posibilidad real de clasificar, sin embargo cuando lo analizamos fríamente, Puerto Rico estuvo por encima de lo que se esperaba. Cuando uno mira la actuación general, los boricuas jugaron para ocho ganados y cuatro perdidos, siendo las derrotas un cerrado juego con Uruguay, dos cerrados partidos con Estados Unidos y una paliza contra Argentina en Formosa. Si sacamos la derrota en Argentina, Puerto Rico tuvo una oportunidad real de ganar 11 de sus 12 partidos, lo que nos hubiera puesto como cabeza de grupo. Aun así hay que mencionar que los boricuas fueron el único equipo de los que clasificó el ultimo día que tuvo que ganar ocho partidos, pues tanto República Dominicana (que clasificó) como Uruguay hubieran entrado con siete victorias.

Se consolidan Gian y Gary

Cada ventana tuvo sus altas y sus bajas pero para mí lo más importante de este torneo es la consolidación de Gary Browne y Gian Clavell en el equipo, sobre todo si tenemos en consideración que ninguno de ellos había tenido muchísima experiencia previa en el Equipo Nacional anteriormente. Browne aceptó su rol de venir del banco cuando Ángel Rodríguez fue titular y su entrada le daba una chispa particular al equipo pues su velocidad uno contra uno es difícil de encontrar en cualquier nivel de baloncesto. Más adelante ante la lesión de Ángel este asumió el puesto titular de gran manera, sobre todo teniendo un juego espectacular frente a los uruguayos. Por su parte Clavell demostró constantemente que es un jugador de sangre fría que no le tiembla el pulso en momentos importantes y aunque venia del banco siempre terminaba jugando en el cuarto periodo donde enseñaba de que está hecho. Clavell demostró que puede anotar los canastos importantes, así como en su momento lo hacían grandes figuras como Carlos Arroyo o Larry Ayuso, por mencionar los más recientes.

Puerto Rico no perdió en el Clemente y lo llenó constantemente

Cuando uno mira las ventanas en su totalidad lo primero que resalta es que aunque cada juego fue cerrado, nuestro equipo defendió la cancha local con marca de cinco ganados sin pérdidas. Recordemos que Puerto Rico tuvo la mala suerte de no poder jugar uno de sus partidos aquí debido a la cercanía del primer juego con Estados Unidos con el paso del Huracán María. Tras el juego con Uruguay el dirigente Eddie Casiano dijo estar convencido que de ese juego contra los estadounidenses se hubiera jugado en el Clemente entiende que hubiéramos obtenido la victoria. Eso no es descabellado si ponemos en perspectiva que aún con el juego que nos quitaron Puerto Rico fue la mejor sede recibiendo más de 48 mil fanáticos por lo que el público se convirtió en el sexto hombre del equipo. Tengo que admitir que la algarabía vivida en esos cinco partidos pero sobre todo en el último, me hizo recordar una conversación que tuve con mi querido mentor Elliott Castro en 2009 sobre por qué el Clemente era mejor plaza baloncelistica que el Choliseo y recuerdo como hoy cuando me dijo “cuando el Clemente vibra parece que se van a caer las paredes y eso hace que no importa el torneo a Puerto Rico es bien difícil ganarle aquí’.

Habrá que hacer cambios pal Mundial

Al igual que ocurrirá con la gran mayoría de los equipos, es de esperarse unos cambios entre el equipo que obtuvo el pase y el que finalmente presentaremos al Mundial.

Entre los nombres resaltan los enebeístas Moe Harlkess, Shabaz Napier, así como los jugadores colegiales Ethan Thomas, Jonathan Isaac y el centro Tyler Davis si logra salir del problema de depresión contra el que batalla. Si se logra que por lo menos tres de ellos jueguen, el equipo sufriría cambios drásticos pues se le añadiría más profundidad y se resolverían algunas deficiencias que quedaron expuestas durante las ventanas. 

Sea como sea, nuestro equipo merece todos los elogios por obtener el pase por derecho propio pese a las adversidades. También merecen reconocimiento Eddie Casiano, quien pese a ser duramente criticado por su estilo de dirigir nos clasificó y al público que se desbordó en el Clemente a apoyarlos. Ahora corresponde llevar el mejor equipo posible al Mundial y tratar de dar uno o dos palos como se ha hecho en el pasado o alguien no recuerda el 2004?