Piculín: Un Concord que voló alto

Por Elga Castro Ramos

Especial para CLARIDAD

A Antonio, fan fiel de su compueblano de Cayey

Siendo de una isla pequeña como Puerto Rico no es poco común que cuando viajemos al extranjero a muchos y muchas les cueste ubicar de dónde venimos. Ya sea con la pregunta, “¿Costa Rica?” o con un listado de los puertorriqueños más ilustres alrededor del mundo, dependiendo de la época te identifican de la tierra de Menudo, Ricky Martin, Daddy Yankee, El Gran Combo, Roberto Clemente, entre otros. En mi caso, he tenido la dicha de que en múltiples ocasiones me contestaran “Piculín” al haber dicho de dónde vengo. Aquí algunos ejemplos:

Vistiendo el uniforme del Equipo Nacional

1995: Atenas, Grecia

En Atenas para visitar la capital griega y ver a Puerto Rico en el Mundial Sub-19 de baloncesto, al decir que soy de Puerto Rico, saltan y me gritan “Piculín” y de ahí a contarme todas las hazañas de nuestro centro de la selección nacional. Piculín estuvo jugando en Grecia entre 1994 al 1997, en los equipos Gymnastikos S. Larissas, el Irakleio en Creta y el Aris en Tesaloniki, con el cual ganó la Copa Korac. En medio de la primera temporada de Piculín en Grecia, decir que eras su compatriota, daba casi estatus de celebridad.

2003: San Juan, Puerto Rico

En el Preolímpico celebrado en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan, el cual clasificaba para los Juegos Olímpicos de Atenas, estaba trabajando en la Sala de Prensa, junto con mi padre Elliott Castro Tirado, quien era el director. Un día, un veterano periodista uruguayo viene al mostrador con el roster de Puerto Rico a señalarme el jugador #4, que curiosamente se llamaba José Ortiz, que, me comentaba él, fue un gran jugador centro que tuvo Puerto Rico por décadas. Su sorpresa, mezclada con admiración cuando le dije que era el mismo, ese el cual apodaban “Piculín”, quien con 40 años, todavía era el corazón de nuestro equipo. Ni el compañero charrúa ni yo sabíamos en ese entonces que par de días después, específicamente el 31 de agosto, Picu nos daría una de sus más espectaculares actuaciones con la camiseta nacional, al tirar un juegazo contra Canadá que nos dio el tercer lugar y que nos aseguró un espacio en Atenas el verano próximo. Ese juego, que dicho sea de paso, es de mis mejores recuerdos deportivos y de mis peores desempeños laborales, ya que fui una de las muchas voluntarias y voluntarios, que desertamos la Sala de Prensa para irnos a gritar a las gradas del Clemente, fue una obra maestra de Picu. Ese día anotó 21 puntos, diez rebotes (cinco ofensivos y cinco defensivos), diez asistencias, siete tapones y tres robos de balón, en 36 minutos de juego, y, obviamente, lo que no miden las estadísticas, su energía, animando al público local, siendo un líder con sus compañeros y haciendo que los demás jugaran mejor. Sin duda, uno de sus grandes juegos con la Selección Nacional. 

Fotos: Archivo CLARIDAD

2006: Barcelona, Cataluña

Mientras hacía investigaciones en Barcelona, estuve en el Museo del FC Barcelona en el 2006. En una parte del Museo donde tienen la lista de los jugadores extranjeros que han vestido la camiseta del Barça, de cualquiera de sus secciones deportivas, tenían el nombre de Piculín bajo Puerto Rico. Picu empezó su aventura europea en Zaragoza y luego de un periodo en la NBA en el Jazz de Utah, regresó a Europa con el Real Madrid donde jugó por un año, para luego irse con el rival Barcelona, donde incluso ganó una Copa del Rey. En los círculos baloncelísticos del Barça, todos recuerdan al Picu y su paso por Barcelona. 

En el 2004 Piculín fue parte del equipo que derrotó al llamado Dream Team de los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Atenas, Con 41 años, Piculín jugó a un gran nivel durante su última experiencia olímpica. Dos años después se retiró del equipo nacional. 

A preguntas nuestras nos dice Piculín “Mi primera vez en España sucedió que me preguntaron dónde era Puerto Rico, pensaban que era en Sur América, incluso me llamaban Sudaca y yo les dije que mejor Caribaca (Caribe) porque no tenían la mas mínima idea. En Oregón me encontré con algo similar. Ya que de alguna manera solo pensaban en Hawaii. En Grecia muchos sabían dónde era Puerto Rico. Yo tuve el privilegio de jugar con todas las distintas reglas de liga, Nuestra liga (LSB), NCAA, NBA, FIBA, antes eran bastante distintas, sobre todo las de EEUU vs FIBA en general ya que nuestra liga era y sigue siendo una mezcla de juego FIBA (contacto) con el juego rápido de EEUU, así pues con el tiempo todo se ha juntado, los Latinos, Europeos, Asiáticos etc. se han convertido en atractivos para la NBA (mercadeo Mundial) lo cual ha sido de mucho beneficio para el baloncesto Mundial.”

Las estadísticas que se presentan abajo, cortesía del compañero Carlos Uriarte y Javier Gorbea, presentan la trayectoria baloncelística de nuestro Piculín. Quien la semana pasada fue exaltado al Salón de la Fama de FIBA, el segundo puertorriqueño en lograrlo, después de Teo Cruz. Las estadísticas de Piculín demuestran su amplia trayectoria con triunfos en el baloncesto puertorriqueño, en diversas ligas en el baloncesto internacional y con la Selección Nacional. 

Realmente, es un honor compartir lugar de origen con un ser humano de esa talla, quien además fue un excelente jugador de baloncesto. 

Estadísticas

Jugó en cuatro Juegos Olímpicos

• Jugó en cuatro Mundiales 

Jugó más de 400 juegos internacionales

• Debutó con el Equipo Nacional en el 1983 y jugó hasta el 2006

Jugó baloncesto colegial con Oregon State

Draft en la primera ronda del 1987, seleccionado #15 por los Utah Jazz

• Jugó NBA con Utah en 1988

Jugó en la Liga Española y de Grecia

• Ganó ocho campeonatos en el BSN (tres con los Atléticos de San Germán y cinco con los Cangrejeros de Santurce)