spot_img

Poesía de Ana Nadal Quirós

I

Reconozco no haber pensado

en otra cosa que en metáforas para tu muerte.

Mi espíritu ya estaba preparando la hoja

cuando te acomodé la frisa por última vez.

30

II

Pienso en la materia

hacia dónde va la energía
del cuerpo
que se gasta

de la conciencia.

¿Acaso la silla en la que estoy sentada guardócopia de tus ideas?

Doy vueltas en ella como una niña

me miro en
las puertas de espejo.

En tu escritorio, el tintineo
de las lucecitas me avisa que

la muerte
juega al escondite con la vida.

Por más que llueva,
La señal nunca se pierde.

III

En el disco duro

están las huellas que ahora los vivos persiguen

intentando alcanzar al hombre

detrás de la máscara.

Yo se los digo, Edipo no hubiese querido saber que era hijo.

Hay verdades que son

broches de oro.

Ana Nadal Quirós es profesora de literatura en la UPR-Ponce. Acaba de publicar un libro de cuentos: Cucaracha americana.

spot_imgspot_img
spot_img

Related Articles

Traducir»