Por liberar a la prensa,  para que la prensa nos libere

 

Por Ángeles R. Rodríguez Negrón/Especial para CLARIDAD

Poco antes del converatorio Libertad de Prensa o Prensa para la libertad: Un renovado diálogo sobre el rol de la prensa partiendo de CLARIDAD, la recepción del Conservatorio de Música de Puerto Rico se llenó el pasado jueves, 3 de septiembre, de conversaciones interesantes, copas de vino y entremeses. Luego de acompañar algunas discusiones, seguí a la multitud a la sala Jesús María Sanromá. 

Recorrí los rincones del espacio, fotografiando a los panelistas de la noche. Sentados de derecha a izquierda: el coancla de Democracy Now!, Juan González; la periodista de Jugando Pelota Dura, Yolanda Vélez Arcelay; el ancla puertorriqueño del canal venezolano TeleSur, Luis de Jesús Reyes, y la moderadora del conversatorio, Cándida Cotto Hernández, de CLARIDAD. Quedé encantada no solo con sus expresiones graciosas, serias, joviales y relajadas; mis oídos de joven periodista apreciaron sus palabras en relación con el periodismo como ejercicio político. 

Independientemente de las circunstancias individuales de cada cual, la comunicación nunca tendrá una posición completamente imparcializada por la sencilla razón de que “todos somos parciales, todos asumimos una postura tarde o temprano sobre un asunto particular”, manifestó De Jesús Reyes. Los periodistas también prejuician, dependiendo los valores recibidos en su crianza y enseñanza. 

Vélez Arcelay explicó sobre la objetividad: “Primero, tengo que entender cabalmente el asunto y me divierto mientras aprendo. Entiendo cada uno de mis asuntos y, después, transmito lo que yo creo que me parece es lo justo y correcto de la información”. 

La desinformación por falta de corroboración de datos –especialmente por parte de los medios comerciales–,obstaculiza la libertad de prensa, sugirieron los panelistas. Sin una preparación adecuada, no se puede contextualizar bien la actualidad ni entender por qué o cómo surgen sucesos como las protestas del verano pasado, que culminó en la renuncia de Ricardo Rosselló Nevares, luego de 14 días de manifestaciones.

De Jesús Reyes compartió con el público presente una anécdota sobre el incendio a los supuestos suministros de ayuda humanitaria del pasado 23 de febrero. A la hora del acontecimiento, TeleSur logró desmentir que la Policía del presidente Nicolás Maduro Moros fueron los culpables, puesto a que el siniestro fue provocado por un guarimbero que lanzó una bomba casera hacia la fuerza de choque venezolana. No fue hasta dos semanas después que The New York Times publicó un reportaje corrigiendo la desinformación. 

Asimismo, se nota la monopolización de la prensa corporativa, que, según González, “dividen la información en el mundo”. En comparación con medios alternativos como Al Jazeera y TeleSur, “ahora, personas de todas partes del mundo están recibiendo información completamente distinta a lo que leen de estas cadenas de noticias, así contribuyendo significativamente al desarrollo de nuestro sistema de información a nivel mundial”, argumentó el ganador del premio George Polk en el 2010.

Prensa alternativa

 “Nosotros, (CLARIDAD, TeleSur y Democracy Now!), somos medios incómodos. Somos incómodos porque, previo a la formación de estos alternativos, ya había todo un andamiaje creado de estos medios (comerciales) que habían formado toda una red hegemónica de información”, reveló el periodista boricua, residente en Venezuela desde 2017. Es decir, ninguno de estos tres medios responde a la prensa tradicional porque responden a sus propios ideales políticos, al periodismo solidaridario, y están libres del alcance gubernamental de sus respectivos países. 

Juan González añadió que “estamos tratando de hacer noticias que animen a las personas, que les ayude a entender qué está pasando en el mundo, en espacios donde no tenemos que perder este tipo de luchas. […] Democracy Now! continúa expandiéndose y creciendo a medida que el comercio de los medios capitalistas decaía, desempleaba a personas, perdía lectores y subscriptores”.

Incluso, Vélez Arcelay, quien ha trabajado toda su carrera en prensa comercial como Univisión y, ahora, en Jugando Pelota Dura, reconoció que “hay que establecer tácticas y estrategias que, últimamente, se usan para preservar ese sentido de que tú quieres hacer contrapoder, de que tú quieres buscar la verdad, de que no ves la objetividad como neutralidad o como imparcialidad”. 

Ser parte de esta nueva red periodística no solo provee nuevas perspectivas y ángulos a las noticias vigentes, sino que promueven la diversidad de ideologías sin temor a la censura. Con reporteros enfocados en mejorar la democratización de la información, logramos más libertad de prensa y prensa que propicie la libertad.