Promesa es pobreza

Por Wilda Rodríguez

A nombre del Junte de Mujeres M18 advertimos que no se puede discutir PROMESA y la Junta de Control Fiscal sin hablar de status y colonialismo.

PROMESA es una legislación producto del ejercicio de un poder imperial sobre un país invadido, ocupado y colonizado en 1898. Un país que ha sido llevado a la quiebra económica y política como colonia y que la potencia administradora pretende mantener como colonia a perpetuidad para que siga siendo de beneficio a las empresas e intereses financieros de Estados Unidos.

La imposición de PROMESA y sus siete procónsules en la Junta de Control Fiscal es solo el último aparato colonial que ha impedido el desarrollo económico de Puerto Rico.

Podemos enumerar el ejercicio de ese poder colonial desde 1898 en cinco resultados:

Destruyeron nuestra agricultura diversa para imponer la que le sirve a ustedes.

Destruyeron el empresarismo local con competencia desleal, monopolio y acaparamiento.

JUNTE M-18

Carmen Yulín Cruz Soto, Alcaldesa de San Juan

María de Lourdes Santiago, Vicepresidenta Partido Independentista Puertorriqueño

María de Lourdes Guzmán, Presidenta Movimiento Unión Soberanista

Alexandra Lúgaro, Candidata a la Gobernación 2016

Wilma Reverón, Co-Presidenta Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

Mariana Nogales, Presidenta Partido del Pueblo Trabajador

Contaminaron y destruyeron nuestros recursos naturales con actividades militares y de industrias contaminantes.

Intentaron despojarnos de nuestro idioma, cultura e historia.

Criminalizaron todo intento de resistencia y rebelión contra el coloniaje, incluyendo torturas y asesinatos a sus líderes, encarcelamiento y penas desproporcionadas. 

La quiebra de la colonia bajo esas circunstancias no solo era evidente e inevitable. Fue provocada e inducida durante los últimos 120 años de servir como taller de ultramar a las empresas e intereses financieros de Estados Unidos.

Ahora PROMESA y su Junta culminan ese crimen con medidas de austeridad que utilizan el dinero de los servicios y necesidades del pueblo de Puerto Rico, para empobrecer y hacer a la colonia aún mas dependiente. Su plan es la colonia permanente.

PROMESA significa:

El desmantelamiento del sistema de educación pública con el cierre y la privatización de escuelas.

El desmantelamiento de la Universidad de Puerto Rico para evitar la producción de la inteligencia y los profesionales del país para el país.

El despojo de derechos laborales adquiridos para empobrecer y someter a la clase trabajadora.

La reducción de las pensiones de retiro de los trabajadores públicos que amenaza la salud y calidad de vida en los años mas vulnerables de la vejez.

 La criminilización de la protesta de los trabajadores que defienden sus derechos adquiridos y sus pensiones y de los estudiantes que defienden su derecho a salvar su país.

La hipoteca del país durante los próximos cuarenta años para pagarle a los bonistas y fondos buitres de COFINA que es solo el primero y sienta un precedente nefasto al pagar bonos a 93 centavos de dólar por bonos adquiridos por menos de 60 centavos de dólar;

La imposición de un ambiente laboral tóxico de falta de oportunidades, desesperanza y el desasosiego, de emigración masiva de miles de puertorriqueños en sus edades mas productivas, mas preparados técnicamente, ocupacionalmente y profesionalmente.

Este es el legado del coloniaje, la imposición de PROMESA y la instauración de la Junta de Control Fiscal. 

PROMESA ES POBREZA. Los de ustedes que piensan que ayudan al pueblo de Puerto Rico a enfrentar la crisis fiscal, THINK AGAIN. Esto es un desastre humanitario. PROMESA y la Junta tienen que ser eliminadas.

Señores congresistas, el colonialismo es un crimen contra la humanidad. Cada segundo que pasa y se mantiene al pueblo de Puerto Rico sumido bajo la indigna e inhumana condición colonial, EUA comete un crimen de lesa humanidad. Ustedes… que se han abrogado ilegalmente nuestra soberanía, que nos niegan nuestro derecho a nuestra nacionalidad, son cómplices de este crimen. Su responsabilidad humana, jurídica, moral y ética es detener este crimen contra el pueblo de Puerto Rico. Asuman esa responsabilidad.

La autora es periodista y  la Coordinadora Junte M-18. Ponencia ante las vistas del Comité de Recursos Naturales del  Congreso de Estados Unidos de América, 15 de marzo de 2019.