¡Que no se pague la corrupción con nuestro dinero!

Por Giancarlo Vázquez López/CLARIDAD 

gvazquezlopez@claridadpuertorico.com

A una semana de los dos eventos que suscitaron una serie de manifestaciones desde el pasado miércoles en la tarde, cuando esta edición haya sido publicada se habrá realizado la sexta actividad en la que el pueblo de Puerto Rico, entre otros reclamos, exige la renuncia inmediata del gobernador Ricardo Rosselló.

La quinta, fue convocada por el Capítulo de Retirados de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR) y se llevó a cabo el domingo 14 de julio. Aunque su motivo principal radicaba en el repudio a la reducción de las pensiones de los jubilados del gobierno, luego de los escándalos de corrupción en la administración Rosselló sobraban razones para rechazar no solo las acciones del gobierno, sino el gobierno en su totalidad.  

Representantes de Victoria Ciudadana, la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), la Hermandad de Empleados Exentos No-Docentes (HEEND), Asociación de Jubilados de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el Movimiento Socialista de Trabajadores ofrecieron sus mensajes desde la Plaza Colón en Viejo San Juan desde donde partió la marcha hacia la Fortaleza. 

Frente a los portones de la mansión en la cual el gobernador se negó a vivir como una de sus promesas de campaña electoral, se organizó un piquete que se extendió a través de la calle Cristo y la calle Fortaleza.  

Una vez allí, Pedro Pastrana, representante del Capítulo de Retirados de la Federación de Maestros, manifestó a este medio que “el Gobernador le debe muchas explicaciones al país como primer mandatario, sin embargo tiene que explicar también porque no quiere dar paso a un proyecto de ley para proteger las pensiones”. 

La ley 106 eliminó el sistema de retiro de maestros y nivel central. Tras un acuerdo entre la Junta de Control Fiscal (JCF) y el Comité Oficial de Retirados (COR) las pensiones que excedieran los $1,600 fueron reducidas al 8.5% a todas las pensiones.

Ante eso el Capítulo de Retirados ha propuesto que las pensiones sean sacadas en un “pote” fuera del Fondo General y administradas por un fideicomiso de jubilados. Sin embargo, no han obtenido respuesta sobre esta propuesta. 

“Mientras sigan recortando y llegando a acuerdos con los bonistas el fondo general va a seguir reduciendo hasta que nos quedemos sin retiro. No estamos de acuerdo porque ya hemos perdido suficiente. Los jubilados llevamos aportando alrededor de $10 millones a la deuda, entonces ¿por qué tenemos que seguir aportando?”, cuestionó Pastrana. 

Además, explicó que esta propuesta parte de que la misma ley PROMESA establece que deben ser protegidos los más vulnerables y que debe haber crecimiento económico. Para que un pensionado pueda vivir aquí, con el costo de vida, necesitamos tener alrededor de $3,000 de pensión. Los jubilados están por debajo de ese número. 

El representante de los maestros retirados opinó que la renuncia del gobernador es una es una decisión político-partidista y en la medida que es motivada por miembros de su mismo partido puede tratarse quizás de una estrategia para acomodarse con otro candidato y seguir haciéndole daño al pueblo. Tanto rojos, como azules no son opciones para defender al pueblo. 

“Le pedimos al pueblo que se mantenga movilizado, activo en las calles y que en agosto nos movamos hacia la Legislatura, en donde se hacen las leyes a favor de los grandes intereses y en contra del pueblo. Para exigir que de aquí no debe salir de ningún dinero para pagar la deuda hasta que no se definan los servicios esenciales y se protejan las pensiones”, sostuvo Pastrana. 

El martes pasado los medios publicaron las primeras conversaciones del controversial y abominable chat de Telegram. Mientras que el miércoles, desde temprano en la mañana, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) realizó el arresto de los 6 personas relacionadas a la administración Rosselló y acusadas por corrupción gubernamental. Esa tarde se convocó una manifestación frente a la Fortaleza ante la indignación. 

Luego de ambos escándalos, el Gobernador llegó a la isla el jueves en la tarde. Cientos de personas llegaron hasta el aeropuerto para recibirlo. 

Desde el viernes el pueblo ha mantenido su reclamo frente a los portones de la Fortaleza y mientras el Gobernador insiste en no renunciar a su cargo más aumenta la presión.