¿Qué trama la Junta de Planificación?

 

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

Falta de transparencia, visos de corrupción, favoritismo hacia unos desarrolladores e inversionistas, una intención consciente de engañar desde el anuncio de vista pública, es lo que envuelven los cambios al Mapa de Calificación de Suelo (MCS) que propone la Junta de Planificación (JP). Estas y otras denuncias fueron lanzadas por los planificadores, David Carrasquillo Medrano, José Rivera Santana y Pedro Cardona Roig, durante un foro auspiciado por el Movimiento Unión Soberanista (MUS), respecto al proceso y las consecuencias de los cambios que propone la JP. 

El planificador Carrasquillo Medrano, puso en contexto que los cambios al MCS surgen a raíz de la aprobación de la Reforma de Permisos, (Ley 19 de abril de 2017). Señaló que la rapidez con que se aprobó la ley, el ambiente hostil en que describió se dieron las vistas públicas, la cantidad de páginas que tiene la ley (250) y la cantidad de cambios que propuso, en esencia la ley cambia la visión de lo que es el desarrollo. Explicó y criticó que el axioma que mueve esta reforma de permisos es que el proceso de planificación tiene que cambiar para que los permisos sean más rápidos argumentando que los permisos rápidos es igual a desarrollo económico. 

Continuó que aunque la ley dispone que se uniforme la reglamentación de los permisos y que se haga una sola nomenclatura de las calificaciones –en aquel momento había unas 80 y ahora la JP propone 20– la ley no dice el cómo hacerlo. Carrasquillo Medrano dijo que era incorrecto las alegaciones de la presidenta de la JP, de que el procedimiento que está llevando a cabo es la única forma de hacerlo bajo el mandato de la Ley 19 de abril de 2017. 

“No solo incorrecto sino que se podría cuestionar la legalización de la ley al ir en contra de la Ley de Procedimiento Administrativo Uniforme, entre otras leyes”. 

El vicepresidente de la Sociedad Puertorriqueña de Planificación (SPP), denunció que era imposible hacer un análisis de los cambios que propone la JP para un millón 503 mil parcelas que hay en todo Puerto Rico en los cuatro días de antelación con que la Junta anunció la celebración de las vistas públicas y menos aun con las herramientas que se dieron para hacer el análisis. “Ahora donde estamos no tenemos las herramientas correctas para hacer el análisis de qué es lo que contienen los mapas”, reiteró. 

En tanto el planificador y arquitecto Cardona Roig, comenzó por aludir que el Plan de Uso de Terrenos (PU), el cual se supone rige la planificación del país, “se aprobó con sudor y sangre y tuvimos que mover cielo y tierra por todos los canales posible para lograr que el PUT se aprobara”, con lo que quiso significar que ahora la JP pretende hacer cambios al MCS en corto tiempo y separado del Reglamento Conjunto. En esa dirección denunció que el aviso de vista pública no estuvo claro sobre cuáles son las intenciones detrás de este proceso, qué es lo qué va hacer la JP, ni qué es lo que está considerando. Cardona Roig quien fue presidente de la JP apuntó que el haber separado el RC de los mapas tiene una “intención” y que ello crea un disloque porque no se puede hablar de los reglamentos y los mapas por separado, son la misma cosa. 

Mientras el planificador José Rivera Santana, también coincidió en señalar que la JP está violando la Ley de Reforma de Permisos. “En ninguna parte de la ley aparece una frase o un párrafo que indique que la Junta de Planificación a partir de la ley va a cambiar las zonificación que se ha hecho en Puerto Rico ya sea por los municipios autónomos en sus mapas territoriales o la Junta a través del PUT”. La ley lo que ordena –dijo– es la simplificación de los permisos bajo la lógica bastante primitiva de que las cosas simples y sencillas son buenas, cosa que afirmó no es correcta y recalcó que en efecto la JP está cambiando la zonificación del país.

En una segunda dimensión de las consecuencias de los cambios que pretende la JP que señaló Rivera Santana, es que con estos en la práctica la JP está anulando, sustituyendo los planes territoriales municipales. Además de echar por la borda la participación ciudadana en el proceso de planificación que garantiza la LMA. 

Lol planificadores todos coincidieron en cuestionar la falta de un memorial explicativo por parte de la JP en el cual se explique y justifique los cambios propuestos, sobre qué bases económicas, demográficas y la naturaleza del territorio que justifican los cambios. 

“No tiene ninguna lógica, ni ninguna conexión con lo que son los procesos de planificación, increíble que la Junta de Planificación este haciendo eso”, manifestó Rivera Santana sobre el procedimiento de la JP.

Con nombre y apellido

“Con nombre y apellido”, así denunciaron los participantes del foro algunos de los cambios que han podido detectar en el mapa preparado por la JP sobre los cambios de calificación. Hicieron además la observación de que la única forma de ver el mapa es si la persona tiene acceso a una computadora y acceso rápido a internet. 

El Viejo San Juan

Al presente en el Plan Territorial del Municipio de San Juan, el Viejo San Juan está zonificado como un área residencial de preservación por su valor histórico y arquitectónico y todo permiso requiere el aval de Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). La JP propone que sea un área residencial intermedio. Este sería un distrito nuevo que no tiene la contención de la preservación, ni requiere ningún aval de permiso del ICP. Rivera Santana atribuyó que estos cambios responden a la presión de inversionistas para transformar sus residencias en una zona turística. 

La Isla Nena

En Vieques hay varias parcelas que estaban zonificadas como distritos de conservación, en particular en el área este de la Esperanza. La propuesta de la JP es cambiarlas a residencial turístico. Una de estas parcelas la cual colinda con la Reserva de la Bahía Luminisente –narraron– durante años el propietario de los terrenos ha tratado de que se le cambie la zonificación para poder levantar un complejo turístico, e incluso demandó a la JP. Cardona Roig comentó que el Tribunal Supremo de PR desestimó la demanda y validó el planteamiento de la JP de que los terrenos estaban protegidos por el PUT. 

Otra de las parcela amenazada en La Esperanza es una identificada como un distrito agrícola y ahora la JP la cambia a residencial turístico. 

El Valle de Lajas

El Valle de Lajas, el cual está calificado como un Distrito Agrícola, ahora la JP le quiere aplicar la calificación de distrito “agrícola productivo”. La aplicación de esta calificación permitiría la construcción de instalaciones como de energía renovable. 

Rincón

Aquí una franja del litoral costero protegida, cuando se ve el mapa de la JP parece que se queda igual, pero cuando se agranda el mapa se puede ver que las parcelas de terreno se movieron y se denota que cambió la calificación a distrito desarrollo comercial turístico. 

El ‘timing’ y la intención de los cambios 

A la luz de la manera en que la JP ha llevado el procedimiento, el ‘timing’, (momento) y los cambios propuestos, Carrasquillo Medrano, no dudó en denunciar que ello responde a los intereses de los constructores, a los $50 millones de los fondos CDBG y otros $40 millones para darle título de propiedad a las personas que no recibieron ayuda de FEMA por no tener título para luego mercadear a Puerto Rico como Zona de Oportunidad.

“Los cambios que facilitan la construcción no se justifican cuando hay más 3 mil 500 unidades de viviendas vacantes, centros urbanos totalmente abandonados, se está perdiendo población, el ingreso de las personas está bajando, acabamos de recibir un huracán, que tenemos personas sin hogar, cómo se justifica construir más”.