Quieren hacer primarias en medio de la pandemia

 

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccottto@claridadpuertorico.com

La epidemia del coronavirus (COVID 19), además es una amenaza para la salud, parece ser una amenaza para ese limitado espacio electoral que en Puerto Rico llaman democracia.  El tiempo apremia. En la Legislatura, los bandos del Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Nuevo Progresista (PNP) y, dentro de este último, los bandos de la gobernadora Wanda Vázquez Garced y Pedro Pierluisi no logran ponerse de acuerdo sobre cuándo celebrar las primarias.

Aunque se supone que por ley las primarias se lleven a cabo en el mes de junio, ante la emergencia provocada por el COVID-19 hay consenso en la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de que no se va a poder cumplir con esa fecha. En entrevista, el comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), licenciado Roberto Iván Aponte Berríos, reveló que lo que parece ser que está demorando la legislación es el hecho de que en la Cámara hay un proyecto impulsado por Pedro Pierluisi para que las primarias se hagan en julio. Previo a la presentación de ese proyecto, el presidente del Senado y el presidente del PPD habían comenzado un diálogo pensando en  una fecha para el mes de agosto. Así que, en medio de esta pelea dentro del bando azul, nadie parece saber qué va a pasar. Su impresión, señaló Aponte Berríos, es que las primarias serán más cerca del mes de  agosto.

En cuanto a cómo sería el proceso de votación para las primarias cuando todavía es necesario observar medidas de distanciamiento, el comisionado electoral del PIP expresó: “Se están tirando palos a ciegas”, y añadió su preocupación de que se esté considerando el voto por correo, proceso que se ha rechazado en muchos estados de Estados Unidos por lo poco fiable.

Insistió en que el tiempo apremia ya que hay fechas que tendrían que retomarse. Una de ellas es el momento de hacer las papeletas, el cierre del registro electoral (que se supone sea en mayo) y las solicitudes de voto ausente. Cumplir con esos trabajos para mayo no es posible, dijo: “No hay duda de que se altera completamente el calendario electoral”.

Uno de los aspectos más fundamentales en el atraso de los trabajos de la CEE y de mayor preocupación tanto para el PIP como para los nuevos partidos políticos y candidatos independientes es la puesta al día de las máquinas de conteo electrónico. El comisionado electoral del PIP narró que el mismo lunes 16 de marzo se iba a comenzar a poner al día más de cinco mil máquinas, trabajo  que toma varios meses; pero quedó cancelado.

“Cuando se abra, es importante que se retome ese trabajo lo antes posible porque requiere primero que la compañía Dominun envíe un personal mínimo. Eso va a requerir todas las garantías de seguridad. En el pasado plan ese trabajo iba a tomar alrededor de dos meses y medio”.

Otra tarea que quedó interrumpida por la cuarentena es la inscripción de nuevos electores o la reactivación. “Eso es un factor preocupante. El PIP había impulsado la inscripción. En las universidades iba muy bien, pero faltaba mucho trabajo por delante. Eso se detuvo. La realidad es que va a ser bien cuesta arriba ese trabajo en estas circunstancias”.

Los comisionados ya han empezado a discutir ese asunto y lo más probable es que se haga por cita como ocurre con otros servicios. Además de los nuevos electores, las personas que interesen votar y no votaron en las últimas dos elecciones si quieren votar ahora en el 2020, tienen que inscribirse. La fecha que impone la Ley electoral es que el registro de electores cierre a mitad del mes de septiembre.

“Eso es algo que se tiene que discutir; si de alguna manera se puede acercar más al día de las elecciones, pero hay que tener en cuenta que caemos en el tema del voto ausente y para enviar el voto ausente hay que tener final el registro de electores. Hay que enviar esas papeletas que se envían en septiembre cuando cierra el registro electoral”.

En cuanto a la no inscripción de nuevos electores o la reactivación, el licenciado Aponte Berríos observó que no había duda de que en cierta manera esto beneficia a la administración de turno,  “porque se supone que los jóvenes que se inscriben y la gente que se reactiva es una oposición al Gobierno. Por eso es por lo que el PNP jugó a aguantar el trabajo del PIP de inscribir en las universidades, hasta que no aguantaron más por la presión en los medios y tuvo que ceder”.

Mientras, el proyecto de la llamada Reforma Electoral aprobado en la Legislatura por la mayoría todavía no se le ha enviado a la gobernadora. “¿Por qué?; esa es la gran pregunta”. El licenciado Aponte Berríos admitió no saber. Sí insistió en el planteamiento del PIP de que se vete el proyecto y que todas las partes se sienten de buena fe a discutir una verdadera reforma electoral.

El proyecto aprobado dejo la implantación del voto por internet, lo que el comisionado electoral del PIP calificó de imposible. Como ejemplo recordó lo que ha ocurrido con la educación en línea del Departamento de Educación durante la cuarentena. Más aun, afirmó que el PNP no ha dicho cuánto costaría ese sistema ni los años que tomaría implantarlo con efectivas medidas de seguridad. La prueba de su costo está en que la reparación de las máquinas de conteo electrónico de la empresa Dominium, que es un contrato  hasta el 2024, ha costado alrededor de $30 millones.

Otro aspecto del calendario electoral que hay que tomar en cuenta es la disponibilidad de los suplidores del material que se utiliza en unas elecciones. Debido a la cantidad de lugares que están cerrados, en el mismo Estados Unidos hay temor de que como el día de las elecciones es el mismo en todos los estados, no haya suplidores suficientes para el material que hace falta.  En el caso de Puerto Rico, las papeletas se hacen en Cayey, pero eso requiere que se traiga millones de papeles, hay que hacer cotizaciones, subastas.

“Se está corriendo contra el reloj. Ahora más, que se va a necesitar mascarillas, guantes. El entintado no va a poder ser igual, ¿qué tipo  de recursos se utilizará para identificar a las personas? Las urnas hay que mandarlas a hacer. Estamos hablando de material para el que la Oficina de Compras, lo antes posible, tiene que empezar a solicitar cotizaciones, a comparar, escoger, y que llegue. Eso se empezaba a hacer con mucho tiempo de antelación;  tampoco se puede hacer antes de que se den las primarias. Hay muchos factores que uno no los piensa, pero es más complicado. Otro ejemplo son los centros de votación. Hoy, todavía, no están identificados los centros para las primarias. En épocas normales, se supone que los comisionados de cada partido político acudan a las escuelas para examinar si están bien las facilidades. Eso, cómo se va a hacer, hoy no se sabe”.

En tanto, además de las primarias del PPD y PNP, todavía se está pendiente de qué pasara con la primaria del Partido Demócrata en la Isla. Eso quiere decir que hay unos $2.5 millones de fondos públicos pendientes de esas votaciones.

También está pendiente para el día de las elecciones la consulta de estatus. Eso, según se sabe, no ha salido de la Legislatura hacia Fortaleza. Esta consulta necesita de una papeleta para la cual la Legislatura tendría que asignar un dinero. De acuerdo con la Ley Promesa, indicó Aponte Berrios, se supone que la Junta de Control Fiscal no puede controlar o limitar el presupuesto en el tema de estatus.

En entrevista por separado, el comisionado electoral de Victoria Ciudadana, Héctor Manuel Alejandro, confirmó que la pasada semana hubo una reunión de los comisionados y el presidente de la CEE, licenciado Juan Ernesto Dávila, donde se preparó el borrador de una carta dirigida a la gobernadora en la que se le planteó la necesidad de un reinicio escalonado de ciertas operaciones de la Comisión para poder asegurar la celebración de las primarias y las elecciones generales en noviembre.

“Ahora mismo, aunque las primarias están planteadas por ley para junio, ya todos reconocen que eso será imposible. Todos los preparativos ya no hay el tiempo para hacerlos. Tanto el PPD como el PNP han acordado enmendar la ley para posponerlas posiblemente hasta agosto. Ahora la Cámara sugirió que fuera julio.

Alejandro informó que en la carta que se le envió a la Gobernadora se nombraron cinco tareas que los comisionados entendían era esenciales retomar, entre las cuales está la inscripción de nuevos electores.