Quique Ayoroa: Patriota y amigo

… Quique Ayoroa comenzó su bachillerato en agosto de 1957. El joven isabelino que llegó a Ponce [Universidad Católica] era respetuoso y serio…. Traía consigo un caudal de experiencias culturales e intelectuales, proyectos, metas e inquietudes. Tenía ganas de ‘comerse al mundo’, pero desde la visión de contribuir al desarrollo y bienestar de Puerto Rico.

Sus primeras amistades en Ponce fueron gracias al calor del baloncesto, jugando treinta y uno, entre codazo y codazo y luchando ‘debajo del palo’, principalmente en los torneos municipales de los residenciales Ponce de León y Portugués. Así que, desde su año de prepa, Quique estuvo muy activo en la cuestión deportiva, lo que le ayudó a desarrollar un círculo de amistades más allá de la academia.

También el joven Ayoroa Santaliz comenzó a destacarse como un líder estudiantil. Un semestre antes de que Quique iniciara cursos universitarios, se fundó en la Universidad Católica una organización independentista, probablemente influidos por la fundación de la Federación Universitaria Pro Independencia (FUPI) en 1956. Ese grupo de la Católica se camufló bajo el nombre Círculo Literario José de Diego y se fundó en el salón 246 del edificio Ferré. Durante su primer semestre en la Católica, el joven Ayoroa participó en una reunión de ese grupo con alrededor de 25 personas.

En el Círculo, se encontraban mayoritariamente estudiantes de tercer y cuarto año. Alguien propuso a Quique y lo eligieron como presidente por unanimidad. En aquel núcleo donde se eligió a José Enrique Ayoroa Santaliz, había figuras que, con el pasar de los años, fueron distinguidas dentro del independentismo y, en general, dentro del quehacer cultural: Jenaro Rentas, Carlos Jesús Pérez Santiago, Etienne Estremera Soto, Pedro Malavet Vega, Luis ‘El Pinto’ Rivera Méndez, DImas del Valle, entre otros.

Durante sus años de bachillerato, Ayoroa lideró unas cuantas organizaciones importantes, lo que le brindó herramientas que lo llevraon a convertirse en un líder tenaz, organizado y perseverante. Además de dirigir el Círculo Literario José de Diego, encabezó por un tiempo el Consejo de Estudiantes, el periódico La Nao, el anuario Agnusy los clubes de Ciencias Políticas y Filosofía.

Como parte del Club de Filosofía, organizó un debate cuya premisa fue: “Es una injusticia social ser rico” tesis que fue defendida por el joven Ayoroa. Observemos la interesante narracción sobre la actividad:

 

Era una de esas cosas extrañas que yo hacía en ocasiones. Hicimos cartelones artesanales, postulando la tesis de que el mero hecho de ser rico era una injusticia social e invitando a que la refutaran, la desafiaran tal día y a tal hora en la Plazoleta Valdés, que era el Salón de Actos. Llegó el día y la Plazoleta se llenó. […] Un año más tarde, cuando nos graduamos, la monja que era directora del Departamento de Filosofía nos sorprendió entregándonos un pergamino hecho a maquinilla, con un marquito, recordando ese evento. Como venía enmarcado, lo colgué en la pared de mi oficina, hasta que un día César Hernández Colón me vino a visitar, se detuvo a leer el pergamino artesanal y le llamó la atención que decía: ‘Por defender la tesis It is Nota Social Injustice de Be Rich’. [“NO es una injusticia social ser rico”.]*

 

Traducción y énfasis de Claridad. De “Quique Ayoroa Santaliz: patriota, Quijote y amigo” por José Enrique Laboy, (ps. 109-114)