Rechazo a la nominada al Departamento de Educación

 Lejos de recibir acogida por parte del magisterio, la nominación a Secretaria del Departamento de Educación (DE) de la presidenta de la Asociación de Maestros (AMPR), Elba Aponte Santos, ha enfrentado expresiones negativas de asombro y denuncias de conflicto de intereses y de ausencia de ética de parte de líderes del magisterio.

 La presidenta del grupo Educamos, Migdalia Santiago, declaró a CLARIDADque tenía la impresión de que ni siquiera la base de la Asociación se esperaba el nombramiento. “El  tiro le va a salir por la culata. Nosotros tenemos gente comunicándose con cartas de desafiliación porque la gente se siente traicionada”. Santiago comentó que es normal que haya oposición entre la persona que ocupe la secretaría de Educación y un grupo sindical,  dado a que están en bandos distintos, no importa a quién nombren.

 Santiago aclaró que no es lo mismo la nominación  de alguna maestra o maestro. En este caso, a quien nombraron es a la Presidenta del sindicato que representa a los maestros con quien tiene un convenio colectivo. “¿Cómo tú en la mañana te vistes con la ropa de sindicalista y el piquete en las manos  y con las tenis y luego eres patrono? De eso es que se trata. En el caso de la Asociación de Maestros, es terrible, porque nosotros hemos dicho toda la vida que es patronal. Ahí quedó retratada”, expresó. Aun cuando recordó que no es la primera vez que se nombra a un miembro de la AMPR a dirigir el DE, los anteriores, al momento de su nombramiento, no presidían la organización.

 La presidenta de Educamos expresó preocupación por la  toda la información confidencial que posee Aponte Santos como presidenta de la AMPR, la cual se supone necesitaba para defenderlos como sindicato.  Ahora resulta que esa  información oficial de los maestros está en manos de la Secretaria de Educación. “Eso  es terrible”.

 Sobre el trasfondo político de afiliación al Partido Nuevo Progresista (PNP) de Aponte Santos, del cual el gobernador electo Pedro Pierluisi no ha dado información, Santiago reveló que la nominada procede de una familia estadista de Barranquitas y tiene una cuñada que trabaja en el DE, nombrada por Julia Keleher y allegada al actual secretario, Eligio Hernández. A su juicio, esto reitera los conflictos de intereses.

 Santiago señaló que la próxima secretaria tiene bastantes retos: la pandemia,  el asunto de la salud, la sismo resistencia de las escuelas, el mantenimiento de las escuelas, la educación a distancia y el rezago de los estudiantes.  Alertó de que ahora  hay tanto dinero que uno de los retos mayores será que se inviertan donde se tienen que invertir. “Ahora  el problema no es que las cosas están dañadas y no hay con qué arreglarlas, ahora es que se sobra el dinero”.

 La presidenta de EDUCAMOS confirmó la apreciación de que cada vez que gana un partido, en el DE cambian todos los puestos directivos, por lo que esta ocasión no será la excepción. Reveló que ya han recibido comentarios de que los puestos se van a llenar  con gente que ya se conoce, además de que el actual secretario se ha encargado de amarrar y dejar en puestos de dirección al equipo de trabajo que llevó la exsecretaria Julia Keleher. Entre otras cosas, se dice que ya hay personas señaladas para que le sirvan de  ayudantes ante su falta de preparación administrativa.

Un elemento que trajo a la atención y que representa uno de los más fuertes conflictos que enfrentará Aponte Santos de ser confirmada es la implantación de la Ley 85, llamada Reforma Educativa, que establece las escuelas Chárter y los vales educativos. En declaraciones públicas, la AMPR se ha opuesto a ambas medidas e incluso fue al tribunal para impugnar las escuelas chárter.

 “A la nombrada, que hasta el día de hoy estaba en contra ahora, le va a tocar defenderlo e implementarlo porque la ley establece unos porcientos anuales de escuelas que se conviertan en chárter y vales educativos que se entreguen. Esa ley la estableció Keleher antes de irse”, advirtió la presidenta de Educamos.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Maestros (FMPR), Mercedes Martínez Padilla, también censuró la nominación. “El tiempo nos da la razón. La Asociación de Maestros es una organización patronal al servicio de la agencia que mantiene al magisterio en pésimas condiciones de trabajo y salarios”.

 En comunicado de prensa, esta declaró que el nombramiento de la presidenta de la AMPR confirma por qué el magisterio necesita un nuevo representante exclusivo y acusó que desde que la Asociación  fue designada representante sindical el magisterio ha ido hacia atrás y se siguen perdiendo derechos. “Cero justicia salarial, exceso de trabajo administrativo, acoso de los directores, cierres de escuela, casi 10,000 educadores menos en cuatro años, entre otras, ha sido el producto de la gestión de ese sindicato patronal”, agregó.

 Según la Federación de Maestros, el liderato de la Asociación, a través de la American Federation of Teachers (AFT), negoció y acordó recortar las pensiones de los maestros jubilados y dejar a miles de maestros activos sin retiro. Este acuerdo fue derrotado en las urnas por el magisterio. También respaldó la eliminación del bono y reducir los días de la licencia de enfermedad.

 Martínez Padilla coincidió con que el nombramiento de Aponte Santos constituye un claro conflicto de intereses y una evidente ausencia de ética. La AMPR  es dueña del plan médico PROSSAM, del Hospital del Maestro, entre otras empresas, por lo que anticipa que esta usará su posición para favorecerlas.

 La líder sindical subrayó: “Este conflicto de intereses dejará a los maestros y maestras desprovistas de protección pues tendrá de frente imponiendo las medidas patronales a alguien que fungió como su representante”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo anterior¿Existe la voluntad para proteger el patrimonio histórico puertorriqueño?
Artículo siguienteEsta semana en la historia