Reclaman apertura de las playas

Por la Redacción/CLARIDAD

El creciente reclamo para que se reabran los espacios públicos en particular las playas, cobro fuerza este domingo cuando integrantes de la Coalición 8 de Marzo, Amigos del Mar y Mujeres que Abrazan la Mar llevaron a cabo una manifestación en la playa conocida como el Último Trolley, en San Juan.Las organizaciones exigieron al gobierno comience -de una manera ordenada y siguiendo el distanciamiento físico- la reapertura de los espacios naturales que el pueblo usa para la recreación y sanación mediante actividades al aire libre.

Las manifestantes contrastaron que el gobierno está iniciando la reapertura para que personas que trabajan en sectores que no son esenciales regresen a sus puestos de trabajo, se propone establecer un comité para la reapertura de las iglesias y, sin embargo, restringe el uso de los espacios naturales y parques, limitándolo a unos horarios inadecuados para que las personas salgan a hacer ejercicio y practicar otras actividades al aire libre.

No obstante, las organizaciones exhortaron a retomar estos espacios naturales con conciencia ambiental y de respeto hacia la naturaleza. “Ha quedado demostrado que durante este tiempo de cuarentena en que las personas no hemos frecuentado estos lugares, han mejorado las condiciones medioambientales: las aguas están más limpias, los animales están regresando, el aire está menos contaminado, expresó Angelica Acosta, integrante de la Coalición 8 de Marzo y del Frente Socialista. “Todas las personas, aún en medio de esta pandemia, deben tener el derecho a la autonomía de sus cuerpos y a poder elegir la manera en que escogen cuidar su propia salud física y emocional¨.

En tanto Hilda Guerrero, de Mujeres que Abrazan el Mar, señaló que, para muchas personas, la mar es mucho más que un espacio de recreación es nuestro espacio de sanación integral (cuerpo, mente, espíritu) y que el agua de mar posee propiedades que la convierten en un excelente recurso de sanación. “Algunas de estas sustancias de origen marino tienen propiedades biológicas muy beneficiosas por ser antitumorales, antibacterianas, antiinflamatorias y antivirales”.

Guerrero, quien cuenta con vasta experiencia integrando actividades de sanación en la mar, explicó que son muchas las afecciones que pueden mejorar los ejercicios en el agua, desde respiratorias, musculares y dermatológicas, cardíacas, infecciosas, metabólicas y reumáticas, entre otras.

Por su parte, Vanessa Uriarte, activista de Amigos del Mar, defendió que la mar es parte de nuestra vida. “Es uno de los espacios a los que entramos en contacto con nuestro ambiente, donde podemos apreciar y compartir con los otros seres vivos que habitan la tierra. Si hay algo que nos han enseñado no solo las condiciones para enfrentar esta epidemia, sino también los huracanes, es la urgencia de conocer, convivir y proteger nuestra primera casa, que es el planeta Tierra¨.

Al reconocer que este regreso a la mar se debe producir de forma cuidadosa, no solo para prevenir contagios, sino respetando el resto de la flora y la fauna que habitan en el mar las organizaciones lideradas por mujeres presentaron una serie de medidas para la reapertura.
1. Reabran las playas y los parques de una manera ordenada y con las debidas medidas de prevención para usarlos como espacio de sanación y recreación, tan necesarios para restablecer la salud física y emocional en estos momentos de crisis de salud pública.
2. Se amplíen los horarios de uso de espacios naturales de manera que se tenga en cuenta a las personas trabajadoras y sus necesidades.
3. Se permita realizar deportes en playas y parques sin temor a que se criminalice a las personas por ello.
4. Se tomen medidas urgentes para frenar que guantes, mascarillas, recipientes de comida, y otros desechos plásticos lleguen a los cuerpos de agua y a nuestras playas.
5. Se prohíba el uso de plásticos en el agua que no sean de primera necesidad, como los flotadores, botellas plásticas.
6. Se comience una campaña educativa a nivel nacional y se coloquen contenedores de reciclaje en todas las playas y otras áreas naturales para evitar que las personas las contaminen cuando retomen las visitas.
7. Se protejan los más de 490 nidos de tinglar que existen en estos momentos, y que se prohíba el uso de vehículos todo terreno o cualquier otro vehículo de motor en las playas, incluyendo los de la Policía.
8. Se protejan las aguas y los animales que las habitan, como los grupos de manatíes y delfines que hemos visto en las últimas semanas, evitando el uso de botes, yates, motoras acuáticas, entre otros.
9. No se otorguen contratos ni permisos para invadir zonas sensibles, en particular las playas.
10. Se investigue cómo el Negociado de la Policía impacta ecosistemas completos en las playas al hacer actividades de vigilancia durante las horas del toque de queda.