Reflexiones sobre políticas de alianzas y el MVC

La identificación de la estadidad como
fórmula descolonizadora para darle cabida a simpatizantes de la anexión repetiría, una vez más,
los intentos de alianzas que lleva en sí
mismas el germen de la desunión.

Por Wilma E. Reverón Collazo

Especial para CLARIDAD

Una vez más, el movimiento independentista se enfrenta a la discusión, reflexión e invitación a actuar en torno a lo que pueden ser consideraciones tácticas coyunturales, pero que tienen que partir de visiones estratégicas a largo plazo. 

En el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), hemos dedicado muchas horas de reflexión a los temas de las alianzas, las convergencias y la unidad patriótica. En resumen, 

• Cuando hablamos de unidad hablamos de unidad con los independentistas. 

• Cuando hablamos de alianzas es con otros sectores.

• La alianza requiere reciprocidad. Hay un plan a corto o largo plazo.

• Cuando hablamos de convergencia se trata de toda actividad política casual entre dos o mas organizaciones para alcanzar una colaboración para lograr unos objetivos que no necesita de reciprocidad.

•  Unidad patriótica se da dentro del movimiento independentista

• Unidad nacional: mas allá del sector independentista. 

• Convergencias: hablamos de acuerdo que pueden ser o no independentista.

• Alianzas: pueden ser con sectores independentistas o no.

Es partiendo de esas definiciones que el MINH analiza su apoyo a cualquier iniciativa política, ya sea electoral o circunstancial. Desde esas definiciones estaremos analizando y reflexionando sobre las propuestas del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC). 

La política de alianzas adoptada por el MINH está Inspirada en la Liga de Patriotas que promoviera Eugenio María de Hostos. 

Los principios que rigen la política de alianzas plasmados en nuestros documentos son los siguientes:

• Se busca lograr acumulación de fuerzas a través de la suma de sectores;

• El objetivo de dicha política es que se adelante la independencia y la lucha social;

• Para el MINH los procesos electorales son asuntos tácticos.

• Cualquier decisión que se tome en la formación de alianzas debe ser para adelantar la lucha por la independencia nacional.

• Los Instrumentos que utilizamos para lograr esos objetivos son:

• Crear instancias de unidad patriótica y unidad nacional;

• Desarrollar diálogo con otros sectores políticos.

En la Asamblea de mayo 2010 se destacó la importancia de acumular esfuerzos con sectores en espectros ideológicos amplios para coordinar proyectos y políticas nacionales. Con ese objetivo en mente se decidió contribuir al fortalecimiento nuevas opciones electorales amplias y unitarias. Se adoptó por lo tanto una política de inclusión, apertura y tolerancia con la diversidad. 

Las interrogantes y señalamientos que comparto a continuación no significan que el MINH haya adoptado una posición final en cuanto a si participará o no en el MVC. La discusión apenas está empezando y será una asamblea extraordinaria sobre el tema electoral la que finalmente decida. 

Como hemos ya expresado, el MINH está de acuerdo con la gran mayoría de las propuestas de MVC. No hay contradicciones con las propuestas económicas y sociales. Lo que causa reservas es la posición sobre el estatus, en el cual estamos de acuerdo en el mecanismo procesal de la Asamblea Constitucional de Estatus, que incluye la estadidad como opción partiendo del ejercicio de autodeterminación de la soberanía del pueblo. Esto es distinto a identificar dentro, del contexto colonial, a la estadidad como opción descolonizadora. ¿Ello podría conllevar apoyar la incorporación territorial como primer paso hacia la estadidad sin haber obtenido la soberanía?

La identificación de la estadidad como fórmula descolonizadora para darle cabida a simpatizantes de la anexión repetiría, una vez más, los intentos de alianzas que lleva en sí mismas el germen de la desunión. Solo hay que recordar que fueron las contradicciones que surgieron sobre su posicionamiento ante EEUU en la Liga de Patriotas entre Hostos, Henna y Todd, y en el Partido Unión, luego la Alianza y finalmente el Partido Liberal entre Luis Muñoz Rivera y José de Diego.

Más preocupante aún, ¿cómo se concilia el querer ¨construir un país¨ con sectores cuya visión económica está fundamentada sobre la dependencia económica y el acceso a más fondos federales? No he visto ningún planteameinto de desarrollo económico del sector estadista que no sea: mantener al pueblo en dependencia, acceder a mas fondos federales, en fin, mantener en desigualdad y pobreza el país que otros aspiramos a construir en prosperidad e independencia económica, sostenible y autosustentable. No hay ninguna propuesta estadista de erradicación de la pobreza poque iría a contrapelo con su objetivo de recibir mas fondos federales.

Peor aún, el gobierno estadista promueve: la privatización de los bienes públicos, el desmantelamiento de la educación pública desde los grados primarios hasta el universitario, el despojo de derechos laborales, la reducción de pensiones y el desmantelamiento del estado benefactor, todas políticas totalmente contrarias a las propuestas del MVC cuyas propuestas son contrarias al pensamiento neoliberal.

Asimismo los representantes del sector estadista en el gobierno promueven los valores homofóbicos, misógenos, racistas y xenófobos en general (menos hacia los estadounideneses o los miembros de las oligarquías latinoamericanas que profesan ideologías de derecha neoliberal).

Finalmente, el gobierno estadista promueve la inversión de capital extranjero con incentivos que los relevan de hacer aportaciones significativas al país, mientras se llevan las ganancias creadas con la inteligencia y las manos de profesionales y trabajadores puertorriqueños. Incentivos y apoyo que no está disponibles para los empresarios de Puerto Rico quienes son víctimas de la competencia desleal e injusta de las empresas de EEUU. Pregúntelen a los que eran dueños de farmacias.

Ciertamente, estas políticas anti pueblo, neoliberales, clasistas y discriminatorias también son acogidas por sectores dentro de los llamados autonomistas y estadolibristas, que tampoco suscribirían las propuestas de MVC.

Habrá estadistas que simpatizan con planteamientos de clase como los que expone Alexandria Ocasio Cortés, simpatizan con Bernie Sanders y el Americans for Democratic Socialism (ADS), pero al final la conclusión es que se definen a si mismos como ¨Americans¨, que quieren ser parte de otro país y no construir un país propio. 

Parafraseando a José de Diego, los verdaderos enemigos de la independencia no están en el partido anexionista, estos la combaten francamente, otros quieren matarla diciendo que la aman, pero que todavía no es el momento de sacarla a la plaza.