Resistencias urgentes para cambiar el mundo

Por Marcelo Barros/Especial para En Rojo

Hace una semana, tuvimos en Porto Alegre en el sur de Brasil, el Foro Social de las Resistencias. Porto Alegre fue la ciudad en la cual, hace casi veinte años surgió el 1º Foro Social Mundial con la consigna “otro mundo es posible”. Después de dos décadas, el proceso de los foros sigue su camino de diálogo y articulación de los diversos movimientos y iniciativas de la sociedad civil. Los foros han sido encuentros de la humanidad para garantizar el protagonismo de las bases. 

En ese momento, el imperio norteamericano intenta retomar el control de nuestros países latinoamericanos y caribeños. Por eso, las organizaciones sociales y movimientos populares se han reunido del 21 a 25 de enero para un foro temático en el cual personas venidas de los más diversos puntos de Brasil y de otros países vecinos han compartido sus experiencias de cómo las comunidades y organizaciones sociales han resistido a una economía que cada vez más excluye la mayoría de la población de las condiciones de una vida digna.

Fue bueno percibir que las comunidades indígenas y negras están resistiendo a los ataques sistemáticos en contra de sus territorios y el derecho que tienen a la expresión libre de sus culturas. Han compartido cómo en medio de las medidas neoliberales que destruyen educación y salud, las comunidades buscan alternativas de salvación.  Fue una buena experiencia sentir a la juventud presente y actuante. La actual realidad parece más dura y difícil que la época en la cual el proceso de los foros fue iniciado. Sin embargo, en las mismas experiencias de resistencias, las comunidades y grupos sociales ensayan nuevas formas de organizar el mundo. Las resistencias son un modo concreto de como podemos hacer avanzar nuestras luchas para cambiar el mundo. 

En ese foro, teólogos y teólogas, miembros del Foro Mundial de Teología y Liberación han hecho una oficina de diálogos sobre experiencias nuevas de teologías que ayudan en ese camino transformador. Allí fue visto como las acciones concretas de  resistencias pueden ser proféticas. En marzo próximo, en la ciudad de Asis en Italia, el papa Francisco quiere encontrar economistas jóvenes de todo el mundo para dialogar sobre nuevas formas de economía alternativa que garanticen vida y justicia. Para quien tiene fe y busca ligar esa fe con la vida social, el apóstol Pablo escribió a los hermanos y hermanas de la comunidad cristiana de Roma: “No se conformen a ese mundo. Cambien y renueven su modo de pensar y juzgar para que puedan distinguir en eso todo lo que es la voluntad de Dios, lo que es bueno y justo” (Rm 12, 2).