></img></div></div>
	<div class=
Inicio En Rojo Un “flow” que incomoda: algunos elementos visuales detrás de la lírica de...

Un “flow” que incomoda: algunos elementos visuales detrás de la lírica de Don Omar y Residente

 

 gortiz@claridadpuertorico.com

Especial para En Rojo

Los directores del video musical en el que colaboraron por primera vez los raperos William Omar Landrón “Don Omar” y René Pérez “Residente” no tuvieron miedo de mostrar elementos del nacionalismo puertorriqueño en la misma pieza audiovisual en la que presentaron “la calle cruda, sin juzgarla, pintarla de otra manera o maquillarla”.

“Esta no es una propuesta peaches and cream. Estamos claros de que mucha gente iba a repudiar el video. Para mí, [lo que se presenta ahí] es un reflejo y cuando nos enfrentamos a él, no todo el mundo va a estar contento con lo que ve, pero no deja de ser el reflejo de una realidad a la que todos estamos expuestos”, aseguró en entrevista con EN ROJO Kacho López Mari, director junto a Residente del video clip.

Al momento de escribir esta nota, habían transcurrido menos de 48 horas del lanzamiento del video musical y este ya sobrepasaba los 3 millones de views y había reunido más de 30 mil comentarios en la cuenta oficial de Don Omar en Youtube. Cierto es, de todas formas, que no sorprende esa realidad estadística tratándose del funcionamiento actual de la industria musical, particularmente del género urbano, algo que también se propusieron criticar en el video.

López Mari comentó durante la entrevista que la publicación del video coincidió con la noche antes del 23 de septiembre, día en que se conmemora el Grito de Lares. Sin planificarlo, esa fecha le añadió a la narración visual que configuraron con estampas de corte político nacionalista, como el saludo a la monoestrellada, y con símbolos patrios como el machete y la imagen de la heroína Blanca Canales en la camiseta de Residente.

Sobre las estrategias de dirección y producción que emplearon para aportan a la narrativa del video y a lo que quisieron hacer con su lanzamiento, decidieron por ejemplo montarlo en blanco y negro para agregarle potencialidad a la imagen y “para hacer un comentario en contra de la fórmula de los videos musicales actuales, que son todos con mucho colorcito”, dijo López Mari, integrante de la exitosa casa productora puertorriqueña Filmes Zapatero. Por otra parte, con una pista de sonido – hecha por Urba y Rome –, que suena a reggaetón del año 2000, quisieron evocar “un retrato de la realidad de donde salen muchos de los exponentes del género, ese lado de nuestra sociedad con el que mucha gente se espanta”.

Y sostuvo en esa misma línea, “el acercamiento creativo visual no trata de maquillar nuestra cultura, ni presentarla con preciosismo o nostalgia. Puerto Rico no es de una sola manera. Tenemos una cultura más ruda, más contestaría, más rebelde”.

Fotos cortesía: Filmes Zapatero

Cabe resaltar que, a juicio de López Mari, el video musical presenta el asunto de la búsqueda de la libertad y lo hace con símbolos como el machete, “pero también con el twerking. [Se muestra] una expresión del cuerpo femenino que se pudiera confundir con prácticas misóginas o de objectification, pero que [a estos fines, la entendemos como] el perreo combativo del verano del ’19, que fue una manifestación en la que la mujer se presentó con su poder y con su intención de hacer lo que le dé la gana [con su cuerpo], como se supone”, comentó quien ha colaborado con Residente en la dirección de otros videos musicales como el del tema “Adentro”.

Continúo asegurando el entrevistado que ambas partes de la canción – marcadas por el liriqueo particular y diferente de cada rapero – también reflejan rebeldía: por un lado, rebeldía política, que aflora como consecuencia de un tomar de conciencia de las relaciones de poder de Estados Unidos sobre Puerto Rico; y por el otro, rebeldía de la calle, “de los maleantes que son contestatarios ante el sistema que los oprime, que los margina, que los quiere mantener dentro de los límites en los que nacieron y se criaron”.

En fin, “hay una cosa en esta pieza que nos presenta como una tierra pirata. Puerto Rico es un Puerto Pirata, pueblo que maneja el pitorro, cosas que van por debajo de la mesa, que son ilegales”, donde el contrabando y la brega han estado presente en la historia socioeconómica del país.

Imágenes potentes del video

Fotos cortesía: Filmes Zapatero

Es evidente que detrás de la lírica de ambos rapero, enmarcada en la calle y en el lenguaje que se habla en ese contexto, un sinnúmero de imágenes que se juntan como un collage de fotos quieren contar una historia. Esa historia visual “es un retrato y es la gente la que hace el juicio moral”. Hay también variados elementos de la cotidianidad puertorriqueña que de igual forma aportan a esa historia visual: los gallos, el pilón, los limbers, las máscaras de vejigante, las motoras, el boceteo, el boxeo, el limoncillo, el fogón, las alcapurrias, el grafiti.

Uno

Imagen de dos mujeres ataviadas con el uniforme de nacionalistas y besándose. Según López Mari, “el video viene a romper estereotipos hasta de la misma izquierda…Esta [imagen] ofendería a gente que uno quiere mucho, pero me parece una conversación necesaria”.

Dos

Captura de los tennis “Air Machete 2020” de la marca local “Fey Loraker” diseñada por Juan Dávila Morris. El entrevistado sugirió que “se trae a la conversación el independentismo a través del consumerismo” y la moda.

Tres

Plano del jíbaro puertorriqueño en patineta y con pava y machete en mano que nos recuerda la gesta de nuestro deportista olímpico Steven Piñeiro.

Cuatro

Imagen de cuatro maleantes encapuchados y comiendo limber. Dijo el director que se quiso “suavizar la imagen con un limber” y contraponer “el maleanteo heavy a una cosa súper inocente cotidiana y boricua como el limber”.

Cinco

Captura de mujeres negras loiceñas friendo alcapurrias con una mirada retante, que reta su invisibilidad como mujeres negras y cocineras

 

Traducir»
Exit mobile version