Inicio Nación Noticias Un sistema corrupto de arriba a bajo

Un sistema corrupto de arriba a bajo

Entrevista a Víctor García San Inocencio

CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

 El hecho de que el Departamento de Justicia (DJ) haya determinado no referir al Panel del Fiscal Especial Independiente (PFEI) a los implicados en el esquema fallido de la compra de pruebas para el coronavirus (Covid-19)   no significa que no se haya cometido delito, más bien lo que evidencia es la insuficiencia e ineficiencia de sus organismos investigativos.

 Así se desprende de la exposición que presenta en entrevista el ex legislador y profesor de Administración Pública, licenciado Víctor García San Inocencio, quien coincidió en que a la luz de lo revelado en las vistas públicas celebradas por la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes la determinación de Justicia resulta una chocante para el pueblo.

La determinación del DJ fue luego de un referido hecho por el representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), licenciado Dennis Márquez Lebrón. El referido fue acompañado de dos informes producto de las vistas públicas.  En el primer informe se exponen las actuaciones de los funcionarios del gobierno y en el segundo las actuaciones de las personas del sector privado envueltas en la compra.

 El licenciado García San Inocencio, quien ha estudiado el tema de la corrupción y se leyó los dos informes apuntó que la determinación del DJ a lo que señala es a la insuficiencia y a la deficiencia de los organismos investigativos. “El sistema inmunológico del estado frente al pillaje está muy debilitado por una combinación de incompetencia, negligencia y en algunos casos hasta encubrimiento. El organismo público que debe tutelar el bien común y el que el gobierno sirva para fines públicos está desprovisto de defensas, o las que tiene son insuficientes”, observó.

 En esa dirección añadió que lo primero que hay que ver es que esas insuficiencias no son casuales, sino que por el contrario a veces son provocadas por diseño o por relajamiento a causa de lo que describió como “esta ola brutal neoliberal que arrasan esas defensas”.  En segundo aspecto esta la politización la cual, aunque siempre ha estado presente ahora ha llegado a niveles extremos de los organismos investigativos.

 “Eso pone entredicho lo que en efecto es la gestión honesta de muchos funcionarios”. El tercer aspecto que favorece la corrupción son los niveles de laxitud y tolerancia hacia la conducta ilícita que tienen o que observan los funcionarios a cargo de supervisar. Esa laxitud -dijo- sumada a la politización, sumada al mal diseño y a la negligencia reproduce un clima de impunidad más allá de lo que personas honestas quieran hacer.

 Por otro lado -resaltó- que quienes se embarcan en actividades ilícitas tienen conocimiento, tienen experiencia y en muchas ocasiones se ve la mano del asesoramiento previo y por lo tanto una corrupción que parece aislada se torna realmente en parte de un tejido corrupto orgánico que atraviesa a la sociedad y al gobierno.

“Ahí  convergen en unos factores la des reglamentación brutal, la privatización voraz, esa ideología avariciosa e insolidaria que proclama el mercado, que lo pone todo a la venta o a la hipoteca en donde entonces el tejido social no solo sufre las consecuencias, no solo se ve en la calidad de vida, en el menoscabo de los derechos humanos se ve también en la forma en que se reduce la posibilidad de que haya equidad de que haya progreso de que haya justicia”, manifestó.

 A esta declaración le añadió que los insensatos que promueven el saqueo sistemático no se dan cuenta de que a la larga están pegándose un tiro porque lo que cultivan es una sociedad que se deshilacha, en la cual se generan tantos y tantos problemas que casi no se puede vivir en ella.

 La cadena de las irregularidades = corrupción

Abordó que en el caso concreto de las irregularidades en el proceso de la compra de las pruebas del Covid se ve que fue una transacción con todas las características para que la irregularidad germine. De paso advirtió el que hay que tener cuidado que este proceso se pueda repetir con las vacunas a gran escala, aunque sean gratis para la gente, o que ya esté sucediendo.

Sobre las irregularidades en el proceso de compra apuntó: Primero la existencia de una cadena de mando difusa o indefinida. Segundo el manejo del asunto a gran velocidad sin verdadera consulta, sin reflexión y sin sistemas de cotejo. Tercero la disponibilidad de sumas millonarias para gastos expeditos. Cuarto el exceso de discreción depositado en un puñado de indiscretos funcionarios y quinto la falta de mecanismos de cotejo y equilibrio.

 Con esas condiciones resaltó que hubiese sido un milagro que se diera una transacción donde no hubiese irregularidades. “Un sistema corrupto en sí mismo por su pésimo diseño, que está hecho para facilitar el tumbe. En este caso particular fíjate que el gobierno fue el último en enterarse, la transacción era tan descomunal que fue el banco con sus mecanismos de control quien la detuvo”.

 García San Inocencio llamó la atención a que el primer manto de absolución lo hizo la gobernadora Wanda Vázquez, al decir que como la compra no se concretó ‘aquí no había pasado nada’.  Frente a esta actitud de ignorar los “errores” descomunales y todas las deficiencias del sistema, en esta ocasión atribuyó que el “país tuvo la fortuna de que la Cámara de Representantes que se ha caracterizado por no mover un solo dedo este cuatrienio estaba favoreciendo a su contendiente Pedro Pierluisi frente a Wanda Vázquez”. De no haber existido esta contienda entre estos dos bandos del mismo partido afirmó que lo mas probable era que no hubiese una investigación, lo que demuestra otra deficiencia del sistema.

 “Este es un sistema inmunológico que no opera todo el tiempo y para colmo se prende y se apaga al antojo politiquero de alguna gente eso es corrupción también de la grande. Corrupto en el caso que sea, no es nada mas quien organiza el tumbe, es quien lo facilita, el que se hace de la vista larga, es quien no investiga, el que deja que las cosas pasen, el corrupto necesita de un sistema corrupto y el sistema corrupto necesita de corruptos retro alimentándose”.

 ¿Cómo se rompe con ese círculo?

 De acuerdo a García San Inocencio hay unos pasos básicos para poder romper ese círculo. Primero educar a la gente, explicar que corrupción son muchas cosas. Segundo hay que abrir las estructuras gubernamentales a la gente no es meramente poner una página de data abierta, sino dar más participación en la creación de organismos fiscalizadores. Por ejemplo, representación ciudadana en las comisiones legislativas. En este aspecto destacó el hecho de que la Asamblea Legislativa es el único ente con un poder investigativo con prerrogativas e inmunidades que no las tienen ni los fiscales del DJ.

 “Pero, ¿cómo asegurarse que las comisiones legislativas trabajen con ciudadanos?, eligiendo gente que sepa y naturalmente creando una cultura que no tome livianamente la derrota profunda de derechos humanos que supone cada acto de corrupción”, subrayó.

 

 

 

 

Traducir»
Exit mobile version