Una mirada a nuestros principales peloteros en Las Mayores

Por Javier Guaní Gorbea

Especial para CLARIDAD

Desde hace algunos años, no es secreto que el número de peloteros boricuas en Las Mayores ha disminuido; pero no así su impacto. Al cumplirse un tercio de la temporada de Grandes Ligas, vale la pena mirar el desempeño de nuestros principales peloteros en sus equipos en este momento de la temporada.

Correa ha reencontrado su swing

Al principio de la temporada, las preguntas en cuanto a si el swing de de Carlos Correa regresaría del todo persistían. Este venía de una peligrosa lesión en la espalda, y su swing en abril no parecía estar al 100 por ciento. Pero según la salud ha mejorado, sus números también. Al momento de este escrito, éste batea 295, con 11 jonrones y 35 carreras impulsadas. Houston, pese a haber abierto una larga brecha de sobre seis juegos sobre Oakland, necesita que Correa continúe produciendo, pues actualmente se encuentran lastimados el venezolano José Altuve y el primer bate George Springer.

Se ha estancado Kike; pero no los Dodgers

Tras tener unas primeras tres semanas de ensueño, el bate de Kike Hernández se ha enfriado. Aun así, Hernández marcha con 23 carreras impulsadas y su versatilidad para jugar diferentes posiciones lo siguen convirtiendo en una pieza valiosa mientras su equipo se sigue despegando en la División Oeste de la Liga Nacional.

Berríos y Rosario han cargado a Minnesota

Aunque se esperaba que los Mellizos batallaran contra los Indios de Cleveland en la División Central, ha sido sorpresa que tenga el mejor record de Las Mayores. Sin duda, dos de los principales razones han sido el lanzador José Berríos, con marca de 7-2 y efectividad de 3.20, y Eddie Rosario, que está segundo en cuadrangulares, con 16, y entre los primeros tres de la liga en carreras empujadas.

Báez mantiene a los Cubs en el puntero

En una división que se perfila que será la más cerrada de la Liga Nacional, Javier Báez (quien llegó segundo en la votación del MVP el año pasado) sigue demostrando su valía liderando el equipo en hits, bateando ceca de los 320, con 14 jonrones y 35 carreras impulsadas. Cabe resaltar que esta es la primera vez que Báez se ha solidificado jugando una misma posición estableciéndose como campo corto donde tendrá una buena oportunidad de ganar un guante de oro, además de que sigue demostrando una manera genial de jugar el juego que no se veía en las Grandes Ligas desde la época de otro boricua, Roberto Alomar.

Yadier tiene a San Luis en pelea 

Yadier Molina presenta números parecidos a los que ha promediado para esta época en su carrera (6 jonrones y 25 impulsadas), pero su impacto en el juego va mucho más allá de sus números estadísticos, pues como receptor, este lleva el juego. Recordemos que su manera de llevar el picheo dirá si los Cardenales tendrán alguna oportunidad de meterse en pelea con Milwaukee y Chicago.

Lindor puede haber llegado demasiado tarde

Aunque quedan más de 100 juegos de la temporada, cabe preguntarse si las 2 lesiones que aquejaron al campo corto boricua al principio de la temporada y por el que perdió cerca de 20 juegos, así como las lesiones a algunos de los principales lanzadores, han hecho demasiada empinada la cuesta para los Indios, por lo menos para la división, pues como estos han venido jugando, es poco imaginable un colapso de Minnesota 

 Lindor, con 7 jonrones 16 impulsadas, y Roberto Pérez, como receptor suplente, con 6 Jonrones y 15 empujadas, han impuesto sus números. Está por verse si pueden meter a Cleveland, por lo menos, en la guerra del comodín.

Los Mets han sido una decepción

Cuando los Mets de Nueva York cambiaron por el dominicano Robinson Cano y el boricua Edwin Díaz se esperaba que estos contendieran. Pero, pese a que Díaz está teniendo una gran temporada con marca de 1-2 ,con 13 salvados y una minúscula efectividad de 1.71, no ha podido lanzar en tantos juegos como se esperaba, pues el picheo iniciador que se esperaba fuera el fuerte del equipo no ha respondido. Díaz hace su trabajo, pero no es mago, y los Mets se ven con poca posibilidad de hacer ruido en la División Este.

Sorpresivo el bateo de Vázquez

Los campeones defensores de los Medias Rojas de Boston, comandados por Alex Cora, tuvieron un comienzo de temporada desastroso. Estos han podido enderezar el rumbo en el último mes y se han metido en la pelea de la división y el comodín. El picheo ha empezado a responder y el bateo siempre estuvo ahí. Pero lo que ha sido sorpresivo es la producción ofensiva de su receptor Christian Vázquez. El boricua siempre ha sido considerado un receptor defensivo y nunca había bateado más de 5 jonrones y más de 32 impulsadas en una temporada (ya tiene 19 impulsadas y 7 jonrones). Si mantiene ese paso podría conectar cerca de 20 cuadrangulares y empujar cerca de 80 carreras. De hacerlo, se convierte en otro out difícil de Boston, que ya de por sí tiene una gran ofensiva y, pese al mal comienzo, debe estar en la pelea hasta el final. Sin duda, son pocos los boricuas en Las Mayores, comparado con otras décadas, pero su impacto en sus equipos es de liga mayor. De eso que no le quede duda a nadie.