Utuado: La salud no es un negocio

Por Giancarlo Vázquez López/ CLARIDAD

gvazquez@claridadpuertorico.com

Privatización no es solución, mucho menos cuando se trata de servicios básicos como la salud. La venta de los hospitales durante la década del 90 demostró los problemas de este fenómeno odioso, cuando los servicios de salud ya no estaban accesibles para toda la población. Esto se ha reflejado en la actual situación que enfrentan los vecinos del pueblo de Utuado, quienes exigen mejores servicios y una sala de emergencias abierta las 24 horas.

De 11:00 p.m. a 7:00 a.m., la sala de emergencias del Hospital Metropolitano de la Montaña está cerrada. Por esta razón, el pasado sábado 14 de septiembre, se llevó a cabo una protesta sus inmediaciones, convocada por la asamblea de pueblo de Utuado. Como en otros municipios, en estos espacios se discuten los temas más inmediatos que afectan a la comunidad. En el caso de la Ciudad del Viví, entre los temas principales, salió a relucir en las reuniones el asunto de la salud. Así lo manifestó Helí Matos Negrón, residente de Utuado y participante de la asamblea.

“Está cerrado deliberadamente. No es justo para la salud del pueblo porque obliga al ciudadano a moverse a pueblos como Arecibo, Hatillo, Ponce, y no todo el mundo tiene la facilidad para llegar a ellos. En una emergencia, el tiempo es todo, porque es la diferencia entre la vida y la muerte. Por eso exigimos la apertura del hospital las 24 horas. Además de que este pueblo recibe personas de pueblos como Adjuntas, Jayuya y otros pueblos limítrofes”, criticó.

Varios miembros de la asamblea se reunieron con la administración del hospital antes de la manifestación para atender el asunto y conocer las razones para cerrar el tercer turno. Al parecer, es otro asunto que se mide en dólares y centavos.

“Tuvimos una reunión con la administración del hospital y ellos lo que dicen es que están perdiendo dinero, que aparentemente los que vienen a la sala de emergencias son 4 o 5 personas y que eso no es costo-efectivo para mantenerla abierta las 24 horas. Por esa razón tienen un acuerdo con el Departamento de Salud de mantener la sala abierta hasta marzo del año que viene. El tercer turno cerró en marzo de este año, yel próximo marzo de 2020, cerrarían operaciones, en caso de que no logren mantenerlo costo-efectivo”, explicó Juanita Caldas Medina, también residente de Utuado.

“Aparentemente, lo que quieren es habilitar el espacio solo para trabajar la salud conductual, entiéndase, servicios para personas que necesitan ayuda sicológica, terapia social, terapia psiquiátrica”, añadió.

José Antonio Ramos Collazo, maestro jubilado y participante de la asamblea de pueblo de Utuado, dijo: “Lo que salió a relucir en la reunión es terrible. El Departamento de Salud autorizó este hospital a que durante todo un año pueda tener cerrado este turno, pero sabemos que eso se puede extender. Nuestra intención es que se abra y que el servicio sea de calidad”.

Ramos expuso que es quizás el turno más dramático porque es cuando no hay ninguna oficina de doctor disponible para que una persona con una situación pueda acceder a los servicios de salud. “Volver a reabrir este turno es vital para la gente de nuestro pueblo”.

“Han cerrado este turno simplemente por no gastar en la salud del pueblo. Para la administración del hospital lo importante es el dinero, no la salud ni la vida de las personas en Utuado. Como parte de eso, sacamos a relucir el hecho de que este es un ejemplo de los problemas que trae la privatización de los servicios que el gobierno debe proveer a la gente del pueblo y el país en general”, dijo.

Siguiendo esta línea problematizó lo que está sucediendo con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Destacó que muchas de las cerca de 4 mil personas que murieron después del huracán María fue por falta de los servicios de la AEE. De esta manera explicó que si se privatizara el servicio de energía eléctrica mucha gente no va a poder acceder al mismo.

“Ya hay muchas personas que mensualmente tienen que decidir entre comprar los medicamentos, alimentos, pagar la luz o el agua. Sabemos que si se privatiza la AEE, las facturas van a aumentar a unos niveles impensables, con todo lo que eso implica para la gente pobre del país; para la mayoría, realmente”.

En conclusión, explicó que luego de la manifestación, “tenemos que evaluar qué hicimos bien qué hicimos mal, cuál ha sido la respuesta, para mantener al pueblo en pie de lucha. Sabemos que la gesta gloriosa del julio pasado nos demostró que protestar es la forma de obtener las cosas como pueblo. Esto y las asambleas son parte de ello y lo que sigamos obteniendo también va a ser parte de ese mismo proceso”.